Lunes, 04 de febrero de 2008
Francisco Gómez Aretxaga nació en Legutiano, en Araba, en marzo del año 1833; era hijo de Francisco Gómez Barrenetxea y de Prudencia Aretxaga Landaburu.

Estudió magisterio y ejerció su profesión primeramente en Ugao-Miravalles, lugar desde el que se trasladó, tras ganar el correspondiente concurso-oposición, a regentar la escuela de San Vicente de Barakaldo. Luego tuvo colegio particular en Begoña pero volvió a Barakaldo cuando se le propuso ser director de la escuela de “Altos Hornos de Vizcaya”. En este puesto se mantuvo hasta que se lo permitió la edad pues, aún después de jubilado, siguió acudiendo regularmente para atender a los escolares.

Ejerció como maestro durante 54 años hasta que dejó su labor el año 1909. Se hallaba próximo a cumplir los 80 años de edad cuando sus ex-alumnos de Altos Hornos le tributaron uno de los mayores homenajes que se ha dado a un maestro en el municipio. Fueron a buscarle a su casa, cercana al municipio de Sestao, para acompañarle hasta las escuelas. Allí fue recibido por 250 niños que le esperaban con los maestros Juan Orbea y Alfredo Bocconi, los cuales le recibieron cantando el Gernikako-arbola, dirigidos por el maestro de música Serapio Barturen.

En el testero principal de la escuela se colocó una placa de mármol en la que se leía “Homenaje conmemorativo como recuerdo imperecedero de gratitud y cariño que todos sus discípulos rinden a su amado maestro don Francisco Gómez de Arechaga. Baracaldo, 7 de julio de 1912”.

Otro maestro jubilado de Barakaldo, don Juan Ignacio Gorostitza, leyó algunos párrafos dedicados a glosar la figura de su colega a quien Altos Hornos no retiró, a pesar de estar jubilado, el título de director de su escuela.

Los jardines del palacio Larrea fueron el marco del merecido homenaje.






Goio Bañales


Publicado por negrodehumo @ 23:24  | MAESTRAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios