Jueves, 28 de febrero de 2008

Todos los testigos presentados en las pruebas para optener el hábito de caballero de Santiago dieron fe de la capacidad de Juan de Balparda. Posiblemente la muerte temprana de su padre, cuando él aún era un niño, condicionó su futuro y fue la causa por la que "con muy corta edad" marchase a Madrid y de allí a la universidad de Salamanca. Llegó a ser rector de esta universidad y, cuando se graduó, fue nombrado fiscal de la audiencia de Quito, en el Ecuador. Allí casó con Leonor de Alcedo y Bejarano, hija del presidente de aquella audiencia, Dionisio Alcedo, y de María de Bejarano.

Aunque no existe un trabajo específico sobre su persona es fácil encontrar documentación acerca de Juan de Balparda en los archivos de Indias y en diversas páginas de internet. En estas últimas es frecuente hallar críticas sobre su actuación como fiscal a causa de la descarada discriminación que hizo de los criollos y también por su orgullo, pues cuentan que le gustaba mostrarse pedante con el idioma, recurriendo con excesiva frecuencia al uso del latín.

El año 1733, estando ya avecindado en Quito, solicitó, y le fue concedido, el hábito de caballero de Santiago. Los trámites, de los que doy cuenta a continuación, se iniciaron en Santurtzi el 25 de agosto de 1733 con la presentación de testigos y pruebas, especialmente interesantes para los que se apellidan Balparda, Ormaza, Pucheta o Quintana.

Los testigos coincidían en afirmar que tanto Juan de Balparda como sus padres, llamados Lorenzo de Balparda y la Ormaza y Antonia de Pucheta y la Quintana, y sus antepasados "por ambas líneas son nobles ijosdalgo según los fueros y leis del Señorío de Vizcaia, por ser como son vizcainos originarios de casa mui antigua y de la primera estimación de estas Encartaciones".

El número de testimonios fue inusualmente elevado. Entre ellos se hallaban los curas de la parroquia de San Jorge de Santurtzi: el bachiller Silvestro de la Ormaza y Oiancas, presbítero y beneficiado más antiguo del concejo, de 58 años de edad. Clemente del Valle, de 52 años, Domingo de Zuazo, presbítero, de 85 años, y Joseph de Montaño, presbítero, de 43 años .

Junto a los anteriores testificó Domingo del Valle, alcalde de los Tres Concejos, de 38 años, Domingo de Capetillo, síndico procurador general de los Tres Concejos, de 50 años, y varios vecinos escogidos entre los de mayor edad, como Francisco de Urioste (82 años), Esteban de Zuazo Arestigui (82 años), Bernardo de Las Llanas (62 años), Josef del Cotarro (71 años), Juan del Zerro (70 años), Bartolomé de Ygareda (70 años), Simón Ventura de Montaño (65 años), José del Puerto (63 años), Diego de Arauco y Leura (60 años), Joseph de Ortetigui (60 años), Fernando de Ygareda (72 años), Juan de Nozedal (61 años), Anastasio de Arestigui (63 años), Jorge de Nozedal (74 años), Miguel del Valle (70 años), Antonio de Chavarría, el menor (60 años), Agustín del Valle (50 años), Jorge de Baldivián (48 años), Diego de Ygareda (51 años), Lorenzo del Casal (42 años), Francisco Antonio de Villar (50 años), Joseph de Luzar (46 años) y Antonio de Chavarría (64 años).

 



Iglesia parroquial de San Jorge de Santurtzi.

También prestó testimonio la madre del pretendiente, María Antonia de Pucheta, quien declaró haber tenido dos hijos de su matrimonio con Lorenzo de Balparda, llamados Matías y Juan de Balparda. Según se desprende de su declaración -y de lo que habían dicho otros testigos- debía tener una hacienda considerable, lo que le permitió que, a pesar de su temprana viudedad, pudiese costear los estudios de ambos hijos.

Más tarde compareció el abuelo paterno, Ramón de Balparda, de 88 años, quien dijo que había sido casado con María de la Ormaza, hija de Pedro de la Ormaza y María de la Ormaza, y que durante su matrimonio hubieron por hijos a Pedro, Lorenzo, Joseph y Dorotea de Balparda.

 

Se visitó el archivo de la parroquia de Santurtzi y allí se dio fe de varios registros:
Partida de bautismo del pretendiente, Juan de Balparda, en 25 de junio de 1705, hijo de Lorenzo de Balparda y de Maria Antonia de la Pucheta y Quintana, vecinos de Santurtzi.
Partida de bautismo del padre del pretendiente, Lorenzo de Balparda, en 15 de agosto de 1677, hijo de Ramón de Balparda y María de la Ormaza.
Partida de bautismo de la madre, María Antonia de Pucheta y la Quintana, en 2 de abril de 1673, hija de Simón de Pucheta y de María de la Quintana.
Partida de bautismo de la abuela paterna, María de la Ormaza, en 13 de marzo de 1650, hija de Pedro de la Ormaza y María de la Ormaza.
Partida de bautismo de la abuela materna, María de la Quintana, en 8 de mayo de 1657, hija de Francisco de la Quintana y María Antonia de Oiancas.
Partidas de desposorio y velaciones de Lorenzo Balparda y María Antonia de Pucheta, en 10 de octubre de 1701; idem de Ramón de Balparda y María de la Ormaza, en 24 de marzo de 1672; idem de Simón de Pucheta y María de la Quintana, en 2 de mayo de 1671 (hijos de Juan de Pucheta y Francisca del Azebal, vecinos de San Pedro de Abanto, y de Francisco de la Quintana y Antonia de Oiancas); idem de Francisco de la Quintana y María Antonia de Oiancas, en 7 de octubre de 1655 (hijos de Pedro de la Quintana y Catalina de Zornoza y de Juan de Oiancas y Francisca del Casal).

 

Las diligencias se continuaron en la iglesia de San Salvador del Valle de Trapaga, donde se copiaron las siguientes partidas:
Partida de bautismo del abuelo paterno, Ramón de Balparda, en 12 de enero de 1645, hijo de Antonio de Balparda y María de Basori, que eran vecinos de Santurtzi.
Partidas de desposorio y velaciones de Pedro de la Ormaza y María de la Ormaza, en 8 de febrero de 1643 (hijos de Pedro de la Ormaza y María de Zuazo y de Agustín de la Ormaza y María de Oiancas); idem de Antonio de Balparda y María de Basori, en 7 de enero de 1644 (hijos de Diego de Balparda y María de Llano y de Jorge de Basori y Luisa del Alisal).

Asímismo, se copiaron algunos párrafos de distintas escrituras que se hallaban en poder del notario de Santurtzi Pedro de Oiancas.
Testamento de María de Basori, viuda de Antonio de Balparda.
Testamento de Pedro de la Ormaza (en 14-mayo-1685), otorgado en su "casa y morada, sita en el varrio de la Ormaza de este dicho lugar de Mamariga y conzejo de Santurze", en el que se contiene que en su matrimonio con María de la Ormaza había tenido tres hijos llamados Pedro, María y Agustina, estas dos últimas casadas, respectivamente, con Ramón de Balparda y Pedro del Mello.
Testamento de Antonia de Oiancas (en 13 de febrero de 1684), mujer de Francisco de la Quintana, en el que nombra heredera a su hija María de la Quintana, mujer de Simón de Pucheta.
Poder de Juan de Pucheta a su mujer, Francisca del Asebal, para que en su ausencia pudiese capitular que su hijo Simón de Pucheta casase con María de la Quintana.

En el concejo de San Pedro de Abanto y en su iglesia parroquial se tomó nota de los siguientes registros:
Partida de bautismo de Simón de Pucheta, hijo de Juan de Pucheta y Francisca del Azebal.
Partida de casados y velados de Juan de Pucheta y Francisca del Azebal, en 10 de junio de 1670. Hijos de Pedro de Pucheta y María del Cotarro y de Pedro del Azebal y María de Montaño.

También se requirió al escribano Domingo de Arestigui para que de sus registros diese copia y fe del siguiente:
Testamento de Ramón de Balparda y María de la Ormaza (en 26 de octubre de 1725). En el que se menciona a su hija Dorotea de Balparda como mujer de Simón de Goicoechea.

Posteriormente se requirió al escribano de Sestao Joseph Urtado de Segura para que diese copia y fe de:
Contrato de matrimonio entre Lorenzo de Balparda y Antonia de Pucheta en 8 de septiembre de 1701.
Testamento de Lorenzo de Balparda, en 2 de abril de 1706.

Entre los protocolos de los escribanos de Portugalete Juan Angel de Zuazo y Francisco de Villar, se tomó nota de:
Testamento de María de la Quintana (en 3 de mayo de 1719), abuela materna del pretendiente, quien casó con Simón de Pucheta, y de cuyo matrimonio procrearon a María Antonia, casada con Lorenzo de Balparda, y Escolástica, casada con Martín de Aresti.
Testamento de María de la Ormaza (en 30 de marzo de 1690), bisabuela paterna, quien se decía abuela de Pedro, Joseph, María, Agustina y Antonia de la Ormaza, hijas de Pedro de la Ormaza, difunto, y de Antonia del Valle. Se apunta, además, que la dicha María estaba casada con Ramón de Balparda y Agustina con Pedro del Mello.

En el archivo de Santurtzi, que se hallaba situado en la iglesia parroquial "sobre el techo de la sacristía antigua", se tomó nota de distintas elecciones para cargos municipales:
Regidor del tercio de Santurtzi a Ramón de Balparda en el año1697.
Regidor por el tercio de Nocedal a Antonio de Balparda, en el año 1672.
Síndico general a Pedro de la Ormaza en 1671.
Regidor por el tercio de Mamariga a Pedro de la Ormaza en 1667.
Regidor por el tercio de Mamariga a Francisco de la Quintana, en 1675.
Alcalde de los Tres Concejos a Matías de Balparda, ausente en Madrid, en 1731.

Posiblemente, la parte más interesante de las pruebas presentadas se refiere al reconocimiento visual de las casas de las que Juan de Balparda era originario. Aquí los testigos presentados coinciden en afirmar que fueron las casas las que dieron nombre a los distintos barrios. Sin embargo, basta un pequeño vistazo a la obra del cronista Lope García de Salazar, datada en el siglo XV, para comprender que están totalmente equivocados, al menos en lo que se refiere a los linajes más antiguos, pues la mayor parte de los linajes encartados tomaron su apellido del lugar en que edificaron su vivienda.

Para dar noticia de las casas de las que descendía Juan de Balparda se acudió en primer lugar a la casa de Balparda, equidistante un cuarto de legua de la iglesia parroquial, situada en un sitio eminente y sola, de buena fábrica "entre los dos varrios que llaman Zuazo y El Mello", y rodeada de heredades, en la cual vivía Joseph de los Heros y Balparda, de 65 años de edad, el cual les dijo que "dicha casa es la originaria y antigua del apellido de los Balpardas, del qual no tiene noticia aia otro en las Encarnaciones, que de esta casa tomó aquel varrio la apelación de Balparda, con cuio nombre se a quedado, aunque no permanece de dicho varrio más casa que la suia; y que el motivo de havitarla él es por ser de dicha familia y haverla heredado de su abuela materna Cruz de Balparda, hermana que fue de Diego de Balparda, padre que fue de Antonio de Balparda, bisabuelo de don Juan de Balparda y la Ormaza, pretendiente del ávito de Santiago".

Luego se acudió a realizar el reconocimiento de la casa de la Ormaza, "sitio que llaman varrio de la Ormaza, en el qual encontramos solamente una casa de este nombre, única en aquel término, a la falda de un castañal, dominando el varrio que llaman de Mamariga". En ella vivía Manuel de Manene, quien declaró que la tenía arrendada a Ramón de Balparda, quien la heredó de María de la Ormaza, los cuales habían habitado en ella hasta que la dicha María falleció y Ramón, dada su vejez, se fue a vivir con una hija.

Más tarde se reconoció la casa de la Quintana, "varrio y sitio que llaman de la Quintana, que se compondrá de ocho o diez vecinos poco más o menos, y aviendo llegado a una de las casas sita en el puesto que llaman la Quintana -sin embargo de que al varrio le llaman Riba- que está dominando a un puerto que dijeron llamarse Galindo, que dicha casa es de más que mediana fábrica...". En ella vivía Pedro de la Quintana, de 48 años de edad, quien declaró que tenía arrendada la casa a sus parientes María Antonia y Escolástica de Pucheta y la Quintana, madre y tía de Juan de Balparda. También afirmó que "dicha casa es la única que asimismo ai en estos conzejos del apellido de Quintana y de donde tomó su denominación este varrio".

Para terminar se acudió al lugar de Pucheta, en San Pedro de Abanto. Un barrio compuesto por unas doce casas en el centro del cual se hallaba la casa de Pucheta de "buena obra de sillería", en la que vivía Jacob de Pucheta, el cual dijo que aquella era la casa nativa de Simón de Pucheta, y que él era propietario y "vive en dicha casa, que es propia del apellido de Pucheta y de quien toma denominación este varrio, como ijo lexítimo de don Antonio de Pucheta, y este yjo de Juan de Pucheta, hermano de don Simón de Pucheta, abuelo de don Juan de Balparda (...); que esta en que vive no es la antigua, que es las vecinas inmediatas a ella, que las señaló, permanecen los vestigios de ella como son dos paredes mui altas que según los dichos vestigios pareze eran torre, que esta a sido siempre la más antigua de este varrio respecto de estar dominando a todas y no haver otra de este apellido".


 

Antiguo caserón en el barrio de Putxeta, jurisdicción de San Pedro de Abanto.


 

Goio Bañales


Publicado por negrodehumo @ 10:46  | PERSONAJES
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 19 de marzo de 2008 | 17:01
Juan de Balparda (tambien "Valparda"Gui?o hospedo a los tenientes Jorge Juan y Santacilia y Antonio Ullo, de la famosa Mison Geodesica al ecuador, durante su estancia en la Audiencia de Quito.