Jueves, 13 de marzo de 2008

En el libro Portugalete en la Edad Moderna, que publicó el ayuntamiento portugalujo en colaboración con la Diputación el año 2001, escribí una pequeña reseña sobre Juan de Garay-Otañes. Se quedaba, indudablemente, muy pobre para un personaje de su talla, pero había que guardar la proporción con respecto a las correspondientes a otros personajes. Aquí no existe ese problema y puede añadirse algo más.

Bastaría decir que Juan de Garay fue marqués de Villarrubia de Langre, virrey de Cataluña, general de artillería en Milán, maestre de campo general en Badajoz, comendador de Villarrubia de Ocaña, ministro del Consejo de Guerra...para hacerse una idea aproximada de los méritos que logró.
A pesar de que sus padres eran originarios de Bizkaia él nació en Madrid el año 1586, a causa del trabajo de su padre, Juan de Garay, que era caballerizo del presidente del Consejo de Hacienda, el marqués de Poza. Posteriormente fue nombrado contador de S. M. de la gente de guerra de Perpiñán y, entonces, podemos hallar nuevamente a la familia en Portugalete. Su hermana Mariana de Garay nació en esta villa y fue bautizada en su iglesia de Santa María el año 1594. Seguramente él, de no haber nacido accidentalmente en Madrid, con toda probabilidad también lo hubiese hecho en Portugalete pues de esta villa eran vecinos sus padres.

La filiación completa de Juan de Garay figura en el expediente que presentó el año 1629 para su ingreso en la orden de caballeros de Santiago (A.H.N. Exp. 3265). Varios testigos eran naturales o vecinos de Portugalete, como el bachiller Sebastián de Rebilla, presbítero, vicario en dicha villa y su partido, Ochoa de Otáñes Salazar, natural de Portugalete, donde nació el año 1599, Martín Pérez de Zabala, capitán de infantería española y de mar en la escuadra del duque de Maqueda, nacido en Portugalete el año 1576, y Martín de Miranda, que era vecino de Castro Urdiales y que había casado en Portugalete. Todos ellos afirmaron que el pretendiente, Juan de Garay Otañes y Rada, era hijo de Juan de Garay, natural de Sopuerta, y de Magdalena de Rada (o Herrada), natural de Portugalete. Nieto paterno de Andrés de Garay, natural de Sopuerta, y de Catalina de Otañes, natural de Santullán, y materno de Pedro de Rada y de Mencía de Balparda, naturales de Portugalete. Esta última había fallecido cinco años antes, en 1624.




Palacio de los Otañes, en Santullán, Castro-Urdiales.


Evidentemente, con semejante genealogía, no es de extrañar que algunos autores obvien el lugar de su nacimiento y se refieran a él calificándolo como originario de Bizkaia, más aún considerando la vecindad de sus padres y que él, después, tuvo su casa en Bilbao.

Desde que Juan de Garay inició su vida militar puede decirse que no tuvo otro domicilio más que el de campaña. Y cuando por fin regresó a su tierra, en el año 1644, le encontramos en su domicilio de Bilbao y en Portugalete. Ese mismo año actuará de padrino en el bautizo, en Santa María de Portugalete, de José Antonio de Larrea, hijo de su primo carnal Antonio de Larrea Herrada, veedor del almirantazgo, y de Beatriz de Vallejo. En aquel momento Garay venía agredido en su amor propio pues acababa de desestimar el ofrecimiento del mando del ejército de Badajoz porque la corona no había cumplido la palabra dada de que le haría merced de un título nobiliario. Dejaba atrás todo un pasado dedicado por entero a la vida militar en la que cosechó numerosos éxitos.

Para hacer un resumen de todos aquellos años recurriré al libro "Hijos de Madrid", publicado en Madrid el año 1790, de José Antonio Álvarez y Baena, quien escribió lo siguiente: Garay se crió en la casa del duque de Feria, Gómez Suárez de Figueroa, por la temprana muerte de sus padres. Con 14 años se alistó como paje y se formó militarmente en Italia. Fue caballero de Santiago desde el 3 de agosto del año 1629. Diez años después se hallaba como ministro en el Consejo de Guerra y general de artillería en Milán, donde el marqués de Leganés le encomendó la toma de la plaza de Berrua, que logró con tres asaltos. En 1640 pasó a España, donde no quiso aceptar el puesto de general de la artillería de Cataluña, con encomienda de 3.000 ducados y el castillo de Perpiñán para después de la campaña. Felipe IV le nombró en mayo gobernador general de las armas de Cataluña bajo las órdenes del marqués de Mortara, pero, aunque dispusieron un considerable ejército previamente al alzamiento de Cataluña, no sirvió en este lugar sino en el ejército del marqués de Torrecurso, como gobernador de las armas del Rosellón hasta julio de 1641 en que fue destinado como maestre de campo general del ejército contra Portugal. Aquí sirvió con gran valor, especialmente en el sitio de Cheles, degollando 400 portugueses en un encuentro y prendiendo 150 caballos. En 1644 se le pidió que tomase el mando del ejército de Badajoz pero se resistió diciendo que antes debía cumplirse la palabra de otorgarle un título nobiliario, pero el rey no se lo quiso dar y se le retiró del servicio. Se fue a su casa a Bilbao. Sobrevivió poco a su retiro y, aunque se le hizo concesión del marquesado de Villarrubia de Langre no llegó a usar de él. En abril de 1651 se le concedió a Antonia de Vera Otañes, señora de la casa de Otañes. Garay murió en Gelsa (Zaragoza) en 1650.



Genealogía de Juan de Garay, presentada en las pruebas para ingresar en la orden de caballeros de Santiago.

Con respecto a la trayectoria militar de Garay hay una página web que la recoge expléndidamente (http://www.tercios.org/personajes/garay_otanez_juan.html), razón por la que no me extenderé en ese particular y volveré otra vez a retomar sus enlaces familiares.

Juan de Garay casó en 1640 con María Antonia de Albiz y Marzana, que era viuda en primeras nupcias del caballero de Alcántara don Pedro de Berrio y Pérez de Mendiola, y que, tras la muerte de Garay aún casó en terceras con Adrián de Sada. Del matrimonio Garay-Albiz nació Mariana Josefa de Garay, pero falleció a temprana edad, en 1649. Con ella se extinguió la descendencia legítima de Juan de Garay. El mismo año que murió su hija se concedió a Juan de Garay, en 14 de agosto de 1649, el ansiado título de marqués de Villarrubia de Langre.
A falta de sucesión propia, el marquesado recayó posteriormente en el tronco familiar, concretamente en su primo Bartolomé de Vega Otañes, contador general, vecino de Castro Urdiales, y después de este en su hija Antonia María de Vega Otañes, quien mantuvo el apellido Garay-Otañes. Esta casó en 1652 con el conde de Villalcázar, el general y caballero de Alcántara Juan de Echeverri y Robere Zelaiandia y Salinas, natural de Donostia, donde nació el año 1609. Fue él quien se encargó de trasladar la estatua de Juan de Garay a la iglesia de Santullán.
Del matrimonio Echavarri y Garay-Otañes nacieron Mariana Vicenta y Antonia María de Echeverri. Esta última, marquesa de Villarrubia, casó con Miguel Carlos de Oquendo, hijo de Miguel de Oquendo y Molina y de Teresa de San Millán y Oquendo; nieto del famoso almirante Antonio de Oquendo y de Ana de Molina.
Antonia María de Echeverri y Miguel de Oquendo no tuvieron sucesión.


Debajo: varias vistas de la estatua en alabastro de Juan de Garay, que se halla en la iglesia de Santullán.












Posteriormente recayó el marquesado en Tomás del Campo y Garay-Otañes, vecino de Lima y alcalde ordinario en 1748, quien lo renunció en su sobrina Micaela del Campo y Ubilla, que casó con Benito Rodríguez de Altamirano y Tovar, aunque tampoco hubo sucesión de este matrimonio (sigo aquí al Diccionario Histórico Biográfico del Perú. Autor: Manuel de Mendiburu. Año 1890).
No he podido encontrar la sucesión de los Garay Otañes hasta llegar a Tomás del Campo. En el Archivo General de Indias se halla su expediente de pasajero a Lima (A.G.I. Contratación, 5461, N. 82, año 1705) y se le cita con el título de marqués Villarrubia de Langre, para ocupar el cargo de corregidor de las provincias de Huaylas. Le acompañaban sus hijos Tomás, Bernardo y Aurelia de Campo Vega-Garay-Otañes.
El Diccionario Heráldico y Nobiliario de los Reinos de España, de Fernando González Doria recoge que el 9 de diciembre de 1955 se expidió carta de sucesión en este marquesado a favor de doña Hortensia Romero-Girón y Tomás-Salvany

 

 


Goio Bañales.

 


Publicado por negrodehumo @ 10:39  | PERSONAJES
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Jose M Echevarria Ota?es
Lunes, 22 de marzo de 2010 | 17:49
La fotografia que figura como Torre de ta?es de Santullan corresponde en realidad a la Casa-Torre de Ota?es en Ota?es que es propiedad de la familia Ota?es donde se encuentra la cama de dicho Marques de Villarubia de Langre. La Torre de D. Juan de Garay en Santullan se corresponderia a una torre existente en dicha pedania de Castro Urdiales que en la actualidad es ocupada por una familia de agricultores, separada de la capilla por la carretera Santullan Ota?es y en lamentable estado de conservaci?n.