Viernes, 09 de mayo de 2008


 

Normalmente, cuando escribo acerca de algunas personas y de la participación que tuvieron en los acontecimientos y circunstancias que les tocaron vivir, lo hago de forma neutra, sin entrar a juzgar si, ante las situaciones que vivieron, actuaron correctamente o no desde nuestro punto de vista actual. Lo evito, sobre todo, si escribo acerca de la genealogía de una familia y solamente cuando algún suceso es muy llamativo suelo acompañarlo de algún juicio de valor. Esto último supongo que es inevitable.

Otras veces, con algún personaje concreto, tomo partido y me identifico o no con el. Es fácil hacerlo con los educadores, con los débiles, con los perdedores, con los personajes desafortunados de finales trágicos, y también con los simples labradores -admirables en su vida quieta-, que circunstancialmente se convertían en mineros o marinos. Más difícil me resulta hacerlo con los que renunciaban a la dura vida terrenal y se enclaustraban tras los muros de un convento o de un monasterio buscando la placidez contemplativa, con los curas que fueron ejemplo de vitalidad procreadora, con los militares que contaban sus méritos por las batallas que ganaban en lugar de por las que evitaban, o con los políticos que supieron abstraer la humanidad de las personas para ver en ellas simples números, objetos de sus intereses... aunque entiendo que estos personajes son, literariamente, mucho más atractivos que los primeros. Pero la identificación -o no- con el personaje no supone juzgarle. Incluso la maldad manifiesta de algunas personas -como el caso de Diego de Salcedo, sobre el que escribí en este blog-, la traigo a escena para poder hablar del personaje que de verdad me interesaba, su desafortunada esposa.

Creo que lo honrado es exponer todos los datos que se tienen y que cada uno saque sus propias conclusiones.

A pesar de lo expuesto, cuando uno mira al pasado y rebusca en él lo hace movido por algunas razones que deben estar claras -al menos para uno mismo-, y, aunque pueda ser neutro ante algunas cosas, no puede dejar de extraer ciertas conclusiones.
En mi caso hay algunas razones que me mueven a explorar en tiempos pasados. Las principales creo que son estas: cierto "paisanaje", no se si bien o mal entendido, que hace que me identifique con el conjunto de la población de Somorrostro, la que ha sido, la que actualmente es y la que se originará a partir de esas dos. También existe una necesidad de compartir, o de divulgar, que me imagino que estará originada por alguna extraña deformación que tenemos los docentes. Finalmente, la necesidad de aprender, entender porqué la Historia, de los muchos caminos posibles que pudo haber elegido, nos ha conducido al actual, y sacar conclusiones de ello. Supongo que un poco de todo esto, con lo bueno y con lo malo, se dejará traslucir en las páginas que estoy subiendo al blog.

Viene todo esto a cuento porque me ha sorprendido en número de entradas que está teniendo el blog, lo que quiere decir que hay gente a la que, aunque sea circunstancialmente, puede interesarle; y porque algún conocido me ha preguntado sobre el porqué del blog. En el futuro intentaré no poner más artículos como este, pero me parece que el de ahora era necesario.

En cuanto a los temas que iré subiendo: Es estupendo poder escribir sin verme obligado a poner referencias documentales a cada paso; además, entiendo que este no es el medio oportuno para hacerlo. Sin embargo, es posible que alguien tuviese la necesidad de saber de qué archivo están sacados algunos datos y las referencias documentales de los mismos, para ello puede escribirme a esta dirección y se lo enviaré:
garaia37 @ hotmail.com

 


Goio Bañales

 


Publicado por negrodehumo @ 13:13  | VECINOS/AS
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Publicado por LECUBARRI
Martes, 07 de octubre de 2008 | 9:23
Estimado Senor, soy frances de a rama de Barakaldo y me interesa mucho de la dispora de los LECUBARRI. He encontrado en este blog personages con mi apellido pero hay indicaciones que no entiendo:

Cuando es escribido LECUBARRI SASIA Antonio (b.1698) entiendo "bautisado en 1698", pero cuando es escribido LECUBARRI Juan Saenz (t.1655) que quiere decir la lettra "t."

Al fin puede usted decir me donde tiene estos datos de mi antepasados.

Le agrasdesco.

Un gran saludo.

Jean Jos? de LECUBARRI - [email protected]
Publicado por negrodehumo
Mi?rcoles, 08 de octubre de 2008 | 12:52
(t.1640) quiere decir que figura como testigo o declarante en ese a?o de 1640.Por ejemplo, como testigo en una escritura de venta.
goio.
Publicado por Invitado
Jueves, 12 de febrero de 2009 | 1:39
Soy Julio Rodr?guez Arauco y desciendo de Pedro de Arauco y Menchaca, hijo de Pedro de Arauco y Chavarri y Maria Josefa de Menchaca y Sanfuentes nacido en Portugalete el 2-7-de 1731 D. Pedro,que era coronel , lleg? a Bolivia en el ?ltimo cuarto del sigloXVIII y all? tuvo mucha descendencia. Mi inter?s es saber el motivo de su radicaci?n en ese pa?s y si es posible la fecha de su viaje.
Publicado por Invitado
Jueves, 12 de febrero de 2009 | 1:44
Soy Julio Rodr?guez Arauco nuevamente. olvid? poner mi direcci?n;[email protected] Pido disculpas.