Domingo, 18 de mayo de 2008

Son tantas las páginas que pueden encontrarse en Internet sobre María de Maeztu que podría parecer "llover sobre mojado" escribir aquí algo acerca de ella. Aún así, creo que hay una parte de su vida y de su personalidad bastante desconocida -o que al menos no se ha aireado tanto como otras-, que está relacionada con sus primeros años en Bikaia. El que sigue es un pequeño resumen de su vida, con algunas pinceladas acerca de su actividad antes del traslado a Madrid.

 

María de Maeztu nació en Vitoria-Gasteiz en 1881; hija de Manuel de Maeztu y Juana Whitney. Sus hermanos y hermanas, algunos muy conocidos, fueron Ramiro, Ángela, Miguel y Gustavo de Maeztu.
La muerte de Manuel de Maeztu dejó arruinada a la familia y Juana Whitney, la joven viuda, emprendedora, se trasladó con su familia a Bilbao donde creó una residencia para señoritas. Aquí completaron su formación los Maeztu. María estudió primero Magisterio y más tarde Derecho. En la Universidad de Salamanca fue discípula de Unamuno, y en la de Madrid de Ortega y Gasset.
Se trata, seguramente, dentro del ámbito cultural, de la mujer más importante de comienzos del siglo XX.

Su labor fue la consecuencia lógica de un proceso que se vivía en Bizkaia, y más concretamente en Bilbao, en el que la atención a la infancia, el interés por la enseñanza y las innovaciones pedagógicas y la decidida apuesta del Ayuntamiento bilbaino a favor de las escuelas públicas, determinaron que apareciesen maestras-pedagogas de la altura de María Cantero y Adelina Méndez de la Torre, y maestros totalmente involucrados en su labor profesional, como Enrique Jiménez, que marcaron la pauta y abrieron el camino que poco después seguiría María de Maeztu, superando a sus predecesoras hasta alcanzar prestigio y reconocimiento internacional.

 

Sus primeros pasos en la enseñanza tuvieron lugar en Bilbao, donde había logrado plaza en propiedad. El año 1903 el Ayuntamiento le propuso, y ella aceptó, el cargo de directora de una de las recién creadas escuelas nocturnas de adultas, puesto que posiblemente alternaría con el de maestra en la escuela del barrio de Las Cortes, donde trabajó como directora del parvulario en los años 1902-1912. En este puesto se mantuvo hasta su traslado a Madrid.


He coloreado la foto de María de Maeztu con Photoshop, intentando valorar ese aire inglés que tenía, y que ya se aprecia en el original en blanco y negro.

 

 

De su actividad en Bilbao quedan varios retazos; entre ellos la crónica de una conferencia que pronunció en julio de 1904, en los salones del "Instituto Vizcaino", que le procuró enorme fama en esta capital. El diario El Nervión, se hizo eco de su intervención, dedicándole un artículo que por su interés merece ser reproducido aquí, pues en él se contienen ya muchos de los rasgos que definirán su vida profesional y, evidentemente, las ideas de las mujeres más progresistas de la sociedad bilbaina de comienzos del siglo XX:
"En la mañana de hoy y en el salón de actos del Instituto Vizcaino ha tenido lugar la última de las conferencias pedagógicas.
Hallábase el amplio salón lleno de público, entre el que se veía a distinguidas señoritas de la localidad, ávidas de oír la conferencia de la joven e ilustrada profesora doña María de Maeztu.
El tema sobre el que ha tratado se refiere a la educación de la mujer, habiendo revelado la señorita Maeztu ser una consumada feminista.
Dice que se cree y afirma por algunos que la mujer es inferior al hombre, física, intelectual y moralmente, afirmando que nadie como la mujer puede hablar de su personalidad.
Refuta las teorías de los antropólogos que hablan de la inferioridad de la mujer, por ser más pequeño su cerebro que el del hombre.
Manifiesta que la mujer ha tenido que luchar contra la fuerza del hombre, que la tiene cerradas todas las puertas de la sociedad.
Habló de la mujer de los primeros tiempos, la que no fue mas que una cosa, fácil de conquistar.
Hace la historia de los matrimonios antiguos, deteniéndose en los de los romanos, ensalzando la libertad que la conquistó el cristianismo.
En un párrafo elocuentísimo, interrumpido por una espontánea salva de aplausos, describe lo que es la mujer actual, a quien se obliga a casarse con un hombre al que tal vez no ama.
Continúa exponiendo que la mujer debe ir al matrimonio con igualdad de derechos y deberes del hombre; justifica, aunque no con sus opiniones, el divorcio, único camino que queda cuando no hay identificación en los cónyuges.
Describe elocuentemente lo que ha de ser el matrimonio, censurando la intransigencia de muchas mujeres que acaban por aburrir al hombre, pues dan mucha importancia a lo que no la tiene, ocupándose de cosas frívolas, teniendo en los labios constantemente la murmuración, leyendo novelas que la extravían, haciendo que el hombre se aparte de ella cuando acaba la belleza física, siendo necesario se la eduque intelectualmente para que sepa dirigir la familia.
Al hablar de los derechos, dice, que es una injusticia que se perdonen todas las faltas de los hombres y se censure a la mujer a quien se engaña.
Pide que en vez de modas, visitas y otras nimiedades, emplee la mujer el tiempo en cosas útiles; manifestando que la regeneración de la sociedad es un hecho; pues la ignorancia de la mujer es la causa de barbarie y con su instrucción se halla asegurado el triunfo de la libertad, igualdad y fraternidad.
Afirmó que en España se tiene concepto erróneo del feminismo; el que debe tender a la emancipación social y económica de la mujer.
Censura la opinión de que se la ha de educar solo para el hogar; ¿y si no se casa? ¿qué hará entonces? Máxime teniendo en cuenta el mayor número de mujeres existentes que hombres, debido a la emigración, guerras y otras causas.
Al hablar de las diferentes mujeres expone con gracejo ejemplos de la diferencia entre feas y guapas y lo que hace el hombre para elegir mujer; por lo que no debe aquella admitir limosnas, sino emanciparse para no depender de nadie.
Abomina de los privilegios, poniendo el ejemplo de un hombre de 18 años, a quien la sociedad le da derecho a mandar en sus hermanas, aún cuando éstas sean más inteligentes que aquel.
Hace la historia de cómo se educa a la mujer en los Estados Unidos, donde existe un gran número de ellas ocupadas en el ejercicio de diferentes profesiones que las dan pingues rentas, defendiendo de paso la coeducación.
Sigue haciendo la historia de la mujer en Inglaterra y otras poblaciones de Europa, defendiendo con entusiasmo las ideas feministas.
Termina con brillantes párrafos manifestando que es más honroso para la mujer ponerse a trabajar que soñar con un trovador que cante a su reja, siendo la mujer educada para ella y no para el hombre, poniéndose en condiciones de ganar honradamente el pan.
Una atronadora ovación, por largo rato prolongada, acogió las últimas palabras de la señorita Maeztu, la que fue diversas veces aplaudida en el decurso de la disertación, siendo felicitada por el numeroso público que ha asistido a la conferencia, siendo la opinión unánime que ha sido el discurso propio de un Ateneo
".

 

María de Maeztu continuó apareciendo esporádicamente en la prensa bilbaina durante su juventud, formando parte de comisiones y asambleas del profesorado.

Su fama de conferenciante se había extendido tanto que, en las conferencias pedagógicas celebradas con motivo de la exposición escolar de Bilbao, del año 1905, a pesar de su juventud, compartió estrado con Concepción Sáiz, Miguel de Unamuno, Juliana Agirrezabala, (directora de la Escuela Superior de Maestras) y Adelina Méndez de la Torre, la mujer más admirada por sus conocimientos en el Bilbao de la época.

El mismo año Maeztu ejerció como componente de la comisión bizkaina encargada de crear, en el Estado, el Colegio para Huérfanos y Pensionistas del Magisterio español. La comisión provincial, creada en 1905 estaba compuesta, además de por ella misma, por Martina Casiano y Mayor y los maestros Pablo Ortiz de Zarate y Manuel Tomé. Un problema, solventado sin mayores consecuencias, tuvo lugar cuando la Asociación de Magisterio de Bizkaia, opuesta a tomar parte en la creación del citado Colegio de Huérfanos, desautorizó algunas declaraciones de María de Maeztu. "Maeztu se mostró en todo conforme con lo que a ella afecta y la Junta se dio por cumplidamente satisfecha".

 

En Enero de 1912 Juana Whitney, que regía en Bilbao la Academia Anglo-Francesa, inauguró un nuevo colegio que reunía "las condiciones más modernas de los centros de enseñanza del extranjero". Consiguió que el capitalista bilbaino Horacio Etxebarrieta construyese para ella un edificio ad hoc, en el número 4 de la calle Orueta .
En la planta baja disponía de tres clases destinadas al parvulario y en la principal dos para señoritas. Disponía de un gran patio acristalado, para gimnasia y recreos infantiles; y a ambos lados del patio amplias galerías destinadas a clases de labores. En el piso segundo se hallaba la vivienda particular de la directora.
La inauguración contó con la participación de María de Maeztu, quien ofreció una conferencia sobre "La escuela moderna".

 

La estancia de María de Maeztu en Bizkaia no se extendió demasiado. Su fama había crecido y, cuando en 1915 la Junta para la Ampliación de Estudios fundó en Madrid la Residencia Internacional de Señoritas -copia de la Residencia de Estudiantes, dirigida a estudiantes masculinos- la llamó para ser su directora.
La creación en 1918 del Instituto Escuela, dirigido a la Segunda Enseñanza, colocó a María de Maeztu ante un nuevo proyecto, en el que ella dirigió la Sección Primaria. Clases compuestas por niños y niñas, unos sistemas pedagógicos innovadores (ausencia de libros de texto reemplazados por cuadernos de apuntes, clases complementadas con actividades paralelas...), ausencia de religión... Granjeó al Instituto fama y críticas por igual. Junto a este proyecto Maeztu siguió dirigiendo la Residencia de Señoritas.

 

En 1919, invitada por varias universidades americanas, ofreció una serie de conferencias en Estados Unidos. Se trataba de dar a conocer la personalidad de la mujer española y, más concretamente, de la mujer de clase media y los esfuerzos que realizaba para exigir un puesto en la sociedad. El éxito alcanzado fue tal que, en plena gira, el gobierno estadounidense concedió a María de Maeztu el título de Doctora en Derecho, (previa reválida, pues ya se hallaba doctorada en España). En Julio de aquel año toda la prensa bizkaina se hacía eco del triunfo.

 

El Segundo Congreso de Estudios Vascos, celebrado en Iruñea en julio de 1920, contó con la colaboración de María de Maeztu, quien abrió el amplio congreso en el que participaron en torno al medio centenar de conferenciantes.

 

En 1923 viajó nuevamente a Estados Unidos y en Nueva York ofreció una conferencia de gran resonancia, exponiendo su punto de vista sobre los tres temas más candentes en la época: el problema de Marruecos, la cuestión de Cataluña y la crisis del sindicalismo.
Especialmente aguda era la cuestión catalana, que desarrolló sin ambages. Empezó diciendo que las diferencias de climas, costumbres, tradiciones, etc. hacían de cada región de España un país aparte. La persona vasca, andaluza, catalana, gallega...todas son absolutamente distintas, porque la personalidad, el carácter tan fuerte de la nación, es la causa de las desavenencias entre unas y otras, porque "elementos tan diversos que pueden estar unidos por sentimientos e ideas no lo podrán estar jamás por las leyes que aplican a todos iguales deberes sin percatarse de sus necesidades individuales (...); Cataluña sufrió con las leyes uniformes de los políticos españoles (...), si era Castilla, mejor dicho el Poder central el que legislaba lo que no venía bien a Cataluña, Cataluña sentía la primera hostilidad hacia Castilla, que si a cada paso ella encontraba los obstáculos a su vida propia, tenía que aborrecer los obstáculos y llegar por fin a aborrecer a quien se los había causado (...). El problema de Cataluña solo ha nacido de la incomprensión y de los errores de aquellos políticos tristemente inolvidables de la España del siglo pasado. Este problema se ha de solucionar cuando aquel odio surgido por los que han sufrido por las leyes uniformes se mitigue y se trate de comprender la verdadera causa para remediarla" .

En 1926 se creó, también en Madrid, el Lyceum Club Femenino, bajo la dirección de María de Maeztu y formando parte de la junta directiva personajes tan significativos como Victoria Kent o Zenobia Camprubí. El Lyceum, que estaba concebido como un centro cultural, que organizaba importantes conferencias y exposiciones, recibió numerosas críticas desde los sectores religiosos y conservadores.
Mantuvo amistad con algunos de los personajes más significativos de la cultura española y gozó de reconocido prestigio en América, donde impartió clases y conferencias. En Estados Unidos fue nombrada doctora Honoris Causa por el Smith College.

La familia Maeztu, vendió en 1936 la casa de Bilbao, tras la detención y fusilamiento de su hermano Ramiro, y se trasladó a Nafarroa. María de Maeztu, sin embargo, abandonó España para trasladarse a Buenos Aires, cuya Universidad le encargó el seminario de Didáctica. Murió en Mar del Plata en 1948.

 


 


 


 

Goio Bañales.


 


 

 


Publicado por negrodehumo @ 23:23  | MAESTRAS
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 04 de junio de 2008 | 15:52
QUE INTERESANTE TU PUBLICACION. ME DA MUCHO GUSTO CONOCER SOBRE LA HISTORIA DE MIS ANTEPASADOS. SI ME PERMITES TE HAR? EL SIGUIENTE COMENTARIO:Mi nombre es Jorge Maeztu, y resido en Argentina provincia de Tucum?n; el motivo de la presente obedece a la intenci?n de hacer contacto con descendientes del escritor RAMIRO MAEZTU, ya que ac? en Tucum?n la familia Maeztu desciende de un hermano del citado escritor, me refiero a mi bis-abuelo MIGUEL CAMILO MAEZTU.
Para evitar cualquier tipo de mala interpretaci?n, nuestro ?nico objetivo es el de encontrar familiares all? en Espa?a y de esta manera poder cumplir el sue?o de mi padre y tios (nietos directos del Sr. que en vida sol?a llamarse MIGUEL CAMILO MAEZTU). Por eso, si Uds., pueden brindarme alg?n tipo de ayuda les estar? profundamente agradecidos.
Sin mas me despido respetuosamente. JORGE.
Publicado por Invitado
S?bado, 11 de diciembre de 2010 | 20:46

Me llamo Almudena de Maeztu y Manso de Zúñiga y resido en Madrid. Soy la cuarta nieta de Ramiro de Maeztu. Le ruego me de un correo de contacto. Gracias.

Publicado por Invitado
S?bado, 11 de diciembre de 2010 | 20:51

Puede también contactarme a través de facebook: Almudena de Maeztu, Madrid.

 

Publicado por negrodehumo
Domingo, 12 de diciembre de 2010 | 4:31

Hola Almudena.

Puedes ponerte en contacto conmigo en el siguiente correo: [email protected]

Goio