Martes, 10 de junio de 2008


Cuando la torre de Montaño desaparezca -y a juzgar por su estado parece que la intención de sus dueños es que sea lo antes posible-, se habrá perdido uno de nuestros más importantes monumentos medievales. Será una pérdida irreparable, que demostrará lo poco que les importa a algunos la conservación de nuestros tesoros históricos. Han destrozado la marisma del Barbadun y ahora quieren cargarse nuestro patrimonio cultural.

Cada vez son mayores los daños que tiene la cubierta de la torre, ya han comenzado a partirse los cabrios del tejado y aparecen más y más huecos entre las tejas. Dentro de poco empezarán a resentirse los muros.

Si su antigüedad -el edificio es algo anterior al año 1400-, y si las disposiciones vigentes que obligan a los Ayuntamientos a velar por su conservación, no fueran suficientes para valorar este edificio, debería serlo, al menos, el hecho de que haya sido cuna y solar de personajes cuya importancia trasciende los límites de Bizkaia. Si esta característica se ha tenido en cuenta para rehabilitar y calificar como monumento histórico-artístico al castillo de San Martín de Muñatones, con la misma autoridad debería aplicarse a la torre y al conjunto de edificios de Montaño.

Espero que, poco o mucho, este artículo ayude a tomar conciencia de este hecho pues Montaño es el solar y el lugar en que nació Juan de Salazar de Escalante de quien cualquier lector/a descubrirá enseguida, leyendo estas páginas, que, a pesar de que hoy día es totalmente desconocido, tiene una proyección tan extraordinaria y un alcance histórico tan fuera de toda duda, que resulta fácilmente equiparable, en todos los aspectos, a la figura del famoso cronista Lope García de Salazar.  

 




 Vista de la torre de Montaño.



Detalle de la fachada de la torre que mira al mar.



EL GRAN CAPITÁN SALAZAR

Con este apodo se conoció a Juan de Salazar quien, con 20 años escasos, marchó a Francia capitaneando un grupo de mercenarios -entre los que se contaban varios bizkiatarras-, para ofrecer sus servicios a la causa que defendía Juana de Arco en favor del futuro Carlos VII.

Hay una página en internet, en Wikipedia, dedicada a su persona. Desde luego, la entrada es bastante hiriente, ya que, después de referirse a él como a un famoso mercenario de la Guerra de los Cien Años, le define como "gentilhomme à la cape trouée, léger d´argent non moins que de scrupules", que viene a expresar algo así como: gentilhombre de capa roída, tan ligero de dinero como de escrúpulos. Sin embargo, con el tiempo, aquel pobre hidalgo de Muskiz llegó a ser una de las personas más influyentes de Francia.

Juan de Salazar, nació en Muskiz, hacia 1410 y falleció, colmado de honores, en Troyes, Francia, en febrero de 1479. Entre otros títulos nobiliarios que se le concedieron destaca el de señor de Sant Just en l´Angle, lugar que se halla en el departamento de La Marne, donde poseía un castillo y tierras.  Se contó entre los principales capitanes del rey de Francia y, además del título de Sant-Just,  tuvo los señoríos de Marcilly, Mortagne, Laz, Grandglise, Chaudes-Aigues, Libourne, Bozonville, Lonzac, Fontaine, Issoudin y Conflans.

Aunque para nosotros sea un desconocido se trata de un personaje muy popular en Francia, donde se le recuerda de varias formas, como Jean de Salazar, Jean de Sallezard -en las memorias de Philippe de Commynes-, y algunas variantes más.

Sobre su ascendencia se han planteado algunas dudas que espero resolver aquí. Los historiadores franceses han tenido claro su origen en Bizkaia ("Jean de Salazar, gentilhomme de la Biscaye, au service des rois Charles VII et Louis XI..."), pero no han podido concretar su lugar de nacimiento ni quiénes fueron sus antepasados.

Como ya he avanzado, Juan de Salazar descendía de Muskiz, más concretamente de Montaño, de ahí que alguno de sus descendientes añadiese un Montaño al apellido. Su linaje deriva de una de las muchas ramas nacidas del tronco de los Muñatones, que puede seguirse fácilmente gracias a las notas genealógicas que escribió el cronista Lope García de Salazar. Los primeros en establecer su residencia en Montaño, en la ladera del monte del mismo nombre, fueron Lope de Salazar de Montaño y su mujer Juana Gutiérrez de Escalante; hijos, respectivamente, de Juan Sánchez de Salazar y María Sánchez de Zamudio de Susunaga, y de Juan Gutiérrez de Escalante, llamado "el ciego" (desconozco el nombre de su mujer),  a los cuales se cita con frecuencia en las páginas de "Las Bienandanzas e Fortunas", por lo que no me detendré en ellos, salvo para señalar que los de la casa de Montaño nunca fueron de la estima del cronista, quien los ignora más de lo debido a causa de que, durante cierto tiempo, Lope de Salazar de Montaño se pasó a la parcialidad de Juan de Velasco, que era del bando contrario a Ochoa de Salazar, padre del cronista y hermano del dicho Lope de Salazar de Montaño. Llevó a tal punto su desprecio que eludió toda referencia familiar a nuestro protagonista Juan de Salazar -por otra parte primo suyo-, y así, cuando escribió acerca de las guerras mantenidas entre el rey de Francia y el duque de Borgoña, en las que aquel tomó parte decisiva, se limitó a llamarlo "Juan de Salazar de Castilla". Por lo tanto, poca información podremos sacar de sus páginas.


 
Vista del castillo de San Martín de Muñatones, en Muskiz.

Juan de Salazar y Escalante fue el primogénito de los varios hijos e hijas nacidos del matrimonio habido entre Lope de Salazar de Montaño y Juana Gutiérrez de Escalante. El propio cronista salazariego dejó escrito que aquellos tuvieron "muchos fijos e fijas", a los que había que sumar algunos bastardos, pero por ahora solamente nos fijaremos en el primogénito, el que da título a este artículo, y dejaremos al resto -que da muchísimo de sí- para otra ocasión.

 

JUAN DE SALAZAR DE ESCALANTE EN FRANCIA

La serie de conflictos enmarcados en la guerra conocida con el nombre de Guerra de los Cien Años, que tuvo a ingleses y franceses como principales protagonistas, y que culminaron con la coronación de Carlos VII como rey de Francia, atrajeron a numerosos mercenarios y caballeros de los reinos europeos, que acudían a los campos de Francia para "hacer armas", ganarse prestigio o labrarse una buena fortuna. Juan de Salazar acudió como capitán de una partida de gentes de Bizkaia, entre las que únicamente conocemos por sus nombres a su hermano Pedro "grisón" de Salazar Montaño, al barakaldoztarra Lope García de Yrauregui, y a Pedro de Lezama.

El año 1428, Juan de Salazar y sus hombres defendieron Orleans del asedio a que le sometían los ingleses, participando en la defensa de la villa al lado de Juana de Arco, a cuyo servicio se mantuvo Salazar con sus hombres en todas sus batallas. Participaron, además de en la liberación del sitio de Orleans, en las batallas de Jargeau, Meung-sur-Loire, Beaugency y en la decisiva batalla de Patay, que se dio en junio de 1429.



El famoso cuadro de Juana de Arco, pintada por Ingres, lo fotografié en el Louvre.

En aquellos años se encuentra  a Juan de Salazar como lugarteniente del más famoso de los mercenarios españoles, el castellano Rodrigo de Villandrando, conde de Ribadeo. En junio de 1430, unido a Villandrado, participó en la batalla de Anthon, luchando en las filas de Carlos VII contra el ejército de Felipe de Orange; después, en agosto de 1432, en la de Lagny; más tarde en la de Monte San Vicente, en Charolais, contra el duque de Borgoña, y, finalmente, en la liberación de París en 1436.

Terminada la guerra contra los ingleses con la firma del tratado de Arrás en el año 1435, los mercenarios se constituyeron en bandas sin ocupación precisa, gobernadas por su propio señor y dedicadas con frecuencia a darse al pillaje más salvaje. Salazar encabezó uno de estos grupos que ofrecía sus armas al mejor postor. El ejército de Villandrado, al que llamaban los Écorcheurs -algo así como los bandidos-, se estableció en el Languedoc, cometiendo toda clase de tropelías y daños en esta tierra y en Nafarroa y Catalunia. Carlos VII intentó restablecer el orden enviando a su hijo, el delfín, pero Villandrando pasó a España, llamado por el rey de Castilla para reprimir un levantamiento general. Villandrando se quedó en España, dejando el mando a Juan de Salazar. En el año 1440 era el propio rey de Francia quien mantenía a sueldo a Juan de Salazar, que mandaba a las bandas de Guyana y Languedoc (Histoire des villes de France..." Año 1845.).

En septiembre del mismo año 1440, como garantía de pago de una deuda, el rey entregó a Salazar la capitanía de Issoudun ("Charles VII, par lettres patentes du 5 septembre 1440, confia la capitainerie d´Issoudun à Jean de Salazar, écuyer de Biscaye, qui reçut la place pour sùreté d´une somme de 6.000 n" Bibliothèque de l´École des chartes: revue d´érudition. Año 1839). Ese mismo año, Salazar puso sus tropas al servicio de los grandes señores, apoyándoles en la revuelta que mantuvieron contra el rey francés, conocida con el nombre de "la Praguerie", oponiéndose a sus reformas militares.  Uno de los principales de aquellos nobles era el gran Chambelán de Francia, Georges de la Trémoille, el cual se convirtió en suegro de Juan de Salazar por el matrimonio de este,  celebrado en 31 de octubre de 1441, con Margarita de la Trémoille, señora de Saint-Fargeau, hija natural del citado Georges de la Trémoille.

 

 



Castillo de Sully-sur-Loire, vivienda de Georges de la Trémoille, en el que contrajo matrimonio Juan de Salazar con Margarita de la Trémoille. (Imagen tomada de www.all-free-photos.com)

 

En 1443 se encuentra a Salazar capitaneando a sus aventureros en apoyo del conde Jean de Armañac que se había rebelado contra el rey ya que no quiso aceptar contribuir en las ayudas y subsidios que se habían decretado. En este caso la apuesta del mercenario era arriesgada porque se enfrentaba al propio rey. ("...de plus, il -Jean IV d´Armagnac - détourna de ses devoirs et pris sous ses gages un capitaine espagnol, nommé Salazar, qui obéissait au rei Charles. Salazar, institué par Jean dans le Rouergue et l´Armagnac, y causa mille pilleries e désordres" Historire de Charles VII). El ejército de Armañac se dividió en tres partes, una bajo el mando de Salazar, encargado de defender la Rouergue, las otras dos al mando del bastardo de Armañac y de él mismo. El rey envió a su hijo, el delfín, con mil lanzas y una fuerza proporcional de peones. Atacó a Salazar en Rhodez, obligándole a capitular y a entregar su compañía de aventureros. El delfín exigió imperiosamente a Salazar que saliese del país pero este solicitó clemencia real  y consiguió que simplemente se le ordenase retirarse a las provincias del interor. Armañac y el resto de su ejército, sin la capacidad combativa de los hombres del Salazar se rindió a las primeras de cambio. Curiosamente, este mismo año le fue concedido a Salazar el título de varón de Chaudes-Aigues, y al año siguiente, en 1444, reconciliados, acompañó al delfín en la lucha contra los suizos.




Retrato de Carlos VII de Francia, por Jean Fouquet.

A la muerte de Carlos VII, su hijo Luis XI, rey desde 1461, depositó en Juan de Salazar toda su confianza dándole el gobierno de una compañía española de 100 lanzas. El salazariego, dejando atrás sus tiempos de mercenario, nunca defraudaría aquella amistad.

En los años siguientes se distinguió luchando junto al senescal de Carcasonne en la conquista del condado de Cerdeña.

Una idea de la estima en que Luis XI tenía a Juan de Salazar la da el hecho de que le confiase la vanguardia real, el puesto de mayor responsabilidad en la batalla, en las guerras que desde el año 1465 mantuvo contra el duque de Borgoña, Carlos el Temerario, y contra sus aliados: Carlos, hermano del rey, el duque de Berry y los duques de Bretaña y Borbón.  Encabezó la vanguardia en la importante batalla de Monthléry, en el año 1465, contra la Liga del Bien Público.

En 1468 el rey nombró su teniente general en la Champagne al conde de Chabanes y puso a su cargo 4.000 arqueros y  400 hombres de armas, comandados por Juan de Salazar.

En el año 1472 Juan de Salazar sostuvo la defensa de Beauvois. En este asedio sobresalió la figura de Jeanne de la Hachette (la Agustina de Aragón francesa).

En 1477, Salazar participó en la conquista del Franco-Condado, en la guerra que, por la herencia de Carlos el Temerario, mantuvieron Luis XI y el emperador Maximiliano. En el trascurso de las guerras resultó gravemente herido. En aquellas tierras fue nombrado gobernador de Gray

Juan de Salazar murió en Troyes el 12 de diciembre de 1479, siendo enterrado en la iglesia del priorato de Marcheret, cercana a su señorío de Sant-Just, en una tumba de mármol, con su estatua de armas y un dragón a sus pies con su epitafio. A pesar del esplendor que se le supone a semejante panteón, no fue considerado suficiente por su hijo, Tristán de Salazar, arzobispo de Sens, quien en el momento del fallecimiento de su padre se hallaba ausente como embajador en del rey de Francia en Suiza, y a su regreso, en el año 1480, hizo trasladar los restos de sus padres a la catedral de Sens, construyendo en su honor una suntuosa tumba junto al altar mayor.

La abadía de Marcheret, y con ella la sepultura primitiva de los Salazar, fue destruida en 1789, durante la Revolución.





De la decendencia de Juan de Salazar de Escalante, impresionante por la relevancia de sus personajes, trataré en el siguiente artículo.






Goio Bañales




Publicado por negrodehumo @ 20:07  | PERSONAJES
Comentarios (6)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Domingo, 20 de julio de 2008 | 17:54
thanks-----------none of us in america knew who was the grandfather of claude de st etienne de la tour y salazar.
Publicado por negrodehumo
Domingo, 20 de julio de 2008 | 22:54
You are wellcome. I am happy to help you.
goio.
Publicado por Invitado
Jueves, 02 de julio de 2009 | 13:01
me gustar?a ponerme en contacto contigo, referencia juan de salazar mi correo es:[email protected]
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 30 de septiembre de 2009 | 20:29
Deber?a decir "...condado de Cerda?a" y no Cerde?a.
Publicado por Gonzalo
Jueves, 19 de julio de 2012 | 1:28

Hola Goio, estas todavia alli? Buscando a un Juan de Salazar que participo en la batalla de Bosworth Fields en Inglaterra al lado de Richard III (1485) me encontre con el tuyo de Muskiz. Sabes si existe alguna relacion entre los dos? Es obvio que el primero tambien fue un mercenario. Te agradeceria cualquier comentario o informacion, gracias.

Publicado por Gonzalo
Jueves, 19 de julio de 2012 | 1:33

Hola Goio, estas todavia alli? Buscando a un Juan de Salazar que participo en la batalla de Bosworth Fields en Inglaterra al lado de Richard III (1485) me encontre con el tuyo de Muskiz. Sabes si existe alguna relacion entre los dos? Es obvio que el primero tambien fue un mercenario. Te agradeceria cualquier comentario o informacion, gracias.