Viernes, 25 de julio de 2008




Un par de gacetillas sobre las fiestas en Santurtzi, celebradas hace ya más de cien años, cuando la Virgen del Carmen fue declarada patrona de la localidad:




EL NERVIÓN (18 julio 1907)

 

"DESDE SANTURCE

El católico pueblo de Santurce ha procurado solemnizar la festividad de la Santísima Virgen del Carmen con toda brillantez, y en efecto, las funciones tanto religiosas como profanas han superado en un todo a lo por el pueblo calculado.

Ha tiempo que se inició la idea de recabar de nuestro amantísimo Papa Pío X la venia para que fuera nombrada Patrona de este pueblo la Santísima Virgen del Carmen, idea que fue llevada a la práctica por nuestro digno y querido párroco don Jenaro Oráa y el distinguido hijo de la localidad don Juan de la Quintana, los cuales recabaron de todo el pueblo su cooperación, firmando al efecto la solicitud dirigida a nuestro Santo Padre. Apenas fue presentada, estamparon en ella sus firmas las autoridades de la localidad y todo el vecindario.

Se dio curso a la solicitud y nuestro celoso párroco no descansó hasta ver coronada por el éxito la obra por él emprendida.

El pueblo de Santurce recibió con extraordinario júbilo, celebrando suntuosas funciones religiosas durante el novenario dedicado a la Virgen, con S. D. M. expuesta.

La iglesia, iluminada con infinidad de focos eléctricos, presentaba aspecto fantástico, viéndose de contínuo materialmente llena de fieles.

Cooperaron a la mayor brillantez los elocuentes oradores sagrados reverendos PP. Dávila y Larrazábal, los cuales, con palabras llenas de religiosa unción, cautivaron a los oyentes.

La capilla, reforzada por orfeonistas bilbainos, cantó con gusto y verdadera finación. Lástima grande que nuestro organista sea tan modesto en algunas ocasiones, pues de lo contrario contando, como cuenta, con personas caritativas que contribuyen con su bolsillo al pago de buenos cantores, podría formar un nutrido y brillante coro.

El día de Nuestra Señora del Carmen se organizó una magnífica y numerosa procesión, la cual, saliendo de la iglesia parroquial, se dirigió a la ermita de la Virgen del Mar -situada en el barrio popular de las sardineras;- y era de ver lo que estas pobres mujeres trabajaron por engalanar con arcos y follaje el trayecto por donde debía pasar la procesión, pues real y verdaderamente convirtieron su calle en un ameno jardín.

Al frente de la procesión iban los niños de las escuelas con sus profesores; el estandarte de la Inmaculada llevado por las colegialas de las religiosas de La Cruz; la imagen de San Luis, llevada por cuatro distinguidos jóvenes de la localidad; daban guardia al santo todos los luises que aquí residen; la imagen de la Purísima, en hombros de cuatro santurzanos, dándole guardia de honor a esta Imagen todas las Hijas de María, entre las cuales se veía nutrida representación de distinguidas y bellas jóvenes de la colonia veraniega; detrás de las Hijas de María iban las señoras de más edad, luciendo la insignia de la cofradía del Carmen.

La imagen de nuestra Santa Patrona, fue llevada en hombros por ocho fornidos tripulantes del "Virgen del Carmen" del señor Quintana, los cuales lucían en los "jerseys" en nombre de Nuestra Patrona; daban guardia de honor a la imagen, artilleros del fuerte del Serantes, al mando de su capitán, seguidos de la banda municipal; y detrás un gentío inmenso y ávido de venerar con su presencia a nuestra excelsa Patrona.

Terminada la función religiosa dieron comienzo las profanas con una alegre algazara que no tenía fin. El numeroso gentío que acudió a presenciar las cucañas, patos, etc., etc., celebró todos los incidentes de esos cultos festejos. Acreedores son a sincera estima cuantos han contribuido a que el pueblo disfrute y se expansione sin desembolso propio.

Por la noche hubo música y baile de largo, pero la que más llamó la atención fue el cinematógrafo colocado en la plaza del pueblo. Era de ver cómo gozaban aquellas gentes con aquel espectáculo nunca visto por la mayor parte de ellos." 

 

Monumento a la Virgen del Carmen, en el muelle de Santurtzi.


 

 

 EL NERVIÓN (23 julio 1907)

 

"DESDE SANTURCE

Ayer se celebraron aquí los sencillos y a la vez grandiosos actos, de los cuales anticipé a ese periódico noticias en reciente carta.

Después de solemne función religiosa durante la cual estuvo la iglesia materialmente repleta de fieles, fue sacada la imagen de nuestra Patrona Virgen del Carmen, procesionalmente por las calles Chicharra y Avenida de Murrieta, seguida por todo el clero, autoridades, banda municipal y pueblo en masa; y una vez recorrido el itinerario marcado, siguió la procesión al paseo de lo Liso. En su muelle estaba atracada la lancha salvavidas lujosamente engalanada y en cuyo centro se veía un soberbio y bonitísimo doselete hecho con ramos y preciosas y olorosas flores. Bajo este dosel se colocó la Santísma Virgen del Carmen, embarcando a continuación el clero parroquial.

La lancha iba tripulada por diez marineros de la localidad al mando del experto y antiguo capitán de la Marina Mercante don Antonio Cirión.

Seguía a esta la lancha del señor Ageo, vistosamente engalanada, a cuyo bordo iba el Ayuntamiento y demás autoridades civiles y militares; en representación del señor Comandante de Marina iba el señor Ayudante de la Sección de Portugalete. Esta lancha la patroneaba el viejo práctico señor Lámbarri.

La banda municipal se colocó inmediatamente al Ayuntamiento, dando realce al acto con sus armoniosos acordes. Los niños de la escuela embarcaron en un gabarrón, al cual remolcaba el vaporcito "Triunfo" del señor Vildósola. Seguidamente y dando guardia de honor iban en dos grandes filas multitud de embarcaciones menores, vistosamente engalanadas con infinidad de follajes, flores y profusión de banderolas. A todas estas embarcaciones las escoltaban los dos vaporcitos del sr. Pagazartundua y el "Felisa" del señor López, cuyo bonito adornamiento llamó la atención, sobre todo, los escudos que a ambos costados lucía.

Entre las imnumerables embarcaciones se destacaban por el exquisito gusto en su engalanamiento, en primer lugar el bote del señor Eguidazu, que convirtió su embarcación en creación fantástica de Julio Verne. Muy bien las de los señores Quintana, Uriarte, Sagarmínaga, Floro and Compañía, Urrutia, Lartitegui, Gutierrez, Laca, Loiri, Lafita, Mac Lennan, Ramos y otras muchísimas que sería prolijo enumerar.

El tiempo presentaba aspecto achubascado, soplando de vez en cuando viento racheado, impidiendo a ratos el que las embarcaciones hicieran avante, debido a la ventola que cogían sus numerosas banderolas; sin embargo todo el mundo se sentía con bríos para seguir a la Virgen, por lo que se remaba con ardor e inusitado afán.

De este modo y entre atronadores vivas, cánticos y salmos entonados por el clero, se llegó al final de la jornada, o sea, a la segunda boya del puerto exterior, donde el señor párroco, nuestro querido don Jenaro Oráa mandó hacer alto con el fin de que todas las embarciones se agrupasen en torno a la Virgen, y cuando la reunión se efectuó y terminada la Salve cantada por el clero, el párroco señor Oráa dio con estentórea voz gritos de ¡Viva la Santísima Virgen del Carmen! ¡Viva el católico pueblo de Santurce! ¡Viva el Papa! y ¡Viva el Ayuntamiento católico de Santurce!, vivas que fueron contestados en unánime explosión de entusiasmo por los millares de almas que concurrieron al acto.

Los vaporcitos lanzaron sus sirenas al viento y hasta el paquebot inglés "Segura" saludó con su pabellón y con su sirena al solemne acto que ante su presencia se llevaba a cabo.

Los señores Sagarmínaga y Camiña, en la pequeña embarcación en que estaban, daban órdenes oportunacon celo incansable. Lo mismo hacía el señor Abaitua a borde de su bonito gasolina.

De regreso al puerto y desembarcada que fue la imagen de nuestra amada Patrona, el numeroso gentío que ocupaba todo el muelle, formó seguidamente en correcta procesión, dirigiéndose camino de la iglesia con el fin de colocar en su hornacina la imagen, bajo cuyo amparo están estos bravos marinos.

Dentro ya del templo la comitiva, el orador sagrado R. P. Dávila, con palabras llenas de unción evangélica, cautivó al auditorio.

Jamás se ha visto en este Concejo fiesta tan grandiosa y tan emocionante; basta decir que en todos los labios no había palabras de admiración y verdadero cariño para los iniciadores y para cuantos han contribuido a dar mayor realce al acto con su presencia.

Orgullosos pueden estar nuestro ilustrado párroco señor Oráa y su ejemplar clero parroquial, como asimismo el R. P. Dávila, que tanto ha contribuido a que estas fiestas tengan tan brillante remate; orgulloso puede estar don Juan Simón Sanpelayo, que hace 71 años, cuando el contaba 18, trajo esta imagen, embarcada en lancha, del Desierto. Lástima grande que al coronarla de Patrona del pueblo no haya podido pasearla por la mar otra vez en su lancha. Al menos ha tenido la satisfacción de que lo haga así su hijo político don Antonio Cirión.

Por la tarde hubo extraordinaria animación en las fiestas profanas, suprimiéndose con buen acuerdo los patos y las cucañas, debido a que la marea estaba muy baja y podía ocurrir algún  percance. En cambio los jóvenes apatadantzaris algotarras, hicieron las delicias de los buenos vascos al recordar las danzas y costumbres cultas de nuestros antepasados. Fueron obsequiados con metálico y una buena chacolinada.

Por la noche, la banda tocó lo más escogido de su repertorio, alternando con los bonitos cuadros que nos presentó al aire libreel cinematógrafo Olimpia, con los cuales gozó la gente del pueblo lo indecible; me dan sus sinceras y expresivas gracias para EL NERVION y suplican insista por si el digno Ayuntamiento les proporciona otro rato de expansión y culta alegría, ya que la fortuna no les permite verlos de otro modo.

Reciban mi más cordial enhorabuena el católico pueblo de Santurce, el clero y autoridades; tan solo debo hacer una pequeña advertencia que espero que me la permitirán hacer, y es que en solemnidades como las de ayer, se abstengan todos de proferir gritos de vivas que intercalados con los religiosos a la Virgen, a nada conducen sino a irreverencias, y que en lo sucesivo, tratándose de una festividad cual esta, largue el Mayordomo de la Cofradía con antelación la bandera usual para que ese día se respete y nadie salga a pescar."





Jenaro Oraa, párroco de Santurtzi, a cuyo empeño se debe que la Virgen del Carmen fuese proclamada patrona del Concejo.







Por la transcripción:
GOIO BAÑALES






Publicado por negrodehumo @ 0:01  | GACETILLAS
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por jopo6300
S?bado, 26 de julio de 2008 | 11:57
y con el tiempo la gente ha seguido santificando la fiesta con el sagrado vino pero se han olvidado de la sagrada ostia.....?Ahno! si siempre ahi ostias en esa y todas las fiestas!!
felicidades por el post y eltrabajo de investigacion