Lunes, 17 de noviembre de 2008

Sigo copiando algunos recortes de prensa relativos al trágico suceso que tuvo lugar en Barakaldo, al volcar el bote que transportaba a los obreros de los Talleres de Zorrotza, a causa de la crecida de las aguas en la confluencia de los ríos Nerbioi-Ibaizabal y Kadagua, pocos días antes de las Navidades del año 1906.


"El activo ayudante de marina de Erandio, don Antonio Ozamiz, juez instructor de la sumaria que se incoa con motivo de este triste suceso, continuó ayer, a las diez de la mañana, sus actuaciones, tomando declaración a los dos testigos que estaban citados en la noche de anteayer y que no pudieron declarar por ser tarde. En la tarde de ayer comparecieron los naúfragos Paulino Azcona, cepillador y vecino de Baracaldo, Santiago Urquijo y Felipe Bravo. A las ocho se retiró el juez.

El señor Ozamiz, que se incautó después de la catástrofe del bote "San José", dio orden ayer, a la una de la tarde, para que dicho bote fuese puesto a disposición de su dueño.

De él se hizo cargo el hermano del botero, Felipe Bravo, que lo llevó a remo desde Erandio a Zorroza.

Ayer, a la hora reglamentaria, se reanudaron los trabajos en los Talleres de Zorroza, asistiendo todos los obreros, incluso alguno de los naúfragos.

La conversación que dominó no fue otra que la relativa al suceso.

Otros obreros de los que se salvaron se hallan en cama todavía, a causa de la emoción sufrida. Algunos se hallan en estado de cuidado.

Los alcaldes de Baracaldo y Deusto dieron orden de que un bote de cada jurisdicción fuese tripulado por dos hombres de cada zona para dedicarse a la busca de los cadáveres.

Los botes los tripulan por Baracaldo Antonio Aránaga y Gabriel Torrajo y por Deusto los conocidos boteros Martín y Pablo.

Comenzaron su trabajo a la una de la tarde, con 15 grampones en combinación, no consiguiendo hasta las seis de la tarde recoger ningún cadáver. Hoy, a las siete de la mañana, reanudaron su triste faena.

Los buzos tampoco funcionaron por causa de la turbia.

La guardia civil y carabineros continúan vigilando el lugar de la catástrofe.

Como ayer adelantamos, el Ayuntamiento de Baracaldo-Luchana se reunió en sesión extraordinaria por la tarde a las tres y media, bajo la presidencia del señor alcalde, don Tomás Begoña, y con asistencia de 12 concejales.

Los acuerdos tomados fueron los siguientes:

1º Abrir una cuenta pública en favor de las familias de las víctimas de esta catástrofe, cuya suscripción encabezaron con mil pesetas.

2º Enviar circulares impresas a las Corporaciones de los pueblos de ambas márgenes del Nervión, Diputación provincial, diputados provinciales y a Cortes del distrito, a las Sociedades y empresas industriales de la localidad interesando contribuyan con su óbolo en favor de esta suscripción que se cerrará en 6 de enero del próximo año.

3º Rogar a los diarios de Bilbao publiquen la lista de donantes en sus columnas abriendo ellos otras suscripciones parciales en sus respectivas redacciones.

4º Que de ser hallado alguno de los cadáveres desaparecidos en aguas de la jurisdicción se le haga entierro con funerales de segunda clase.

5º Levantar la sesión en señal de duelo.


Visitamos nuevamente ayer al botero Pedro Bravo, que continúa en cama, si bien la fiebre le ha descendido bastante.

Se hallaba bastante preocupado por creer que si lo culpan de la catástrofe la suerte de sus cuatro hijos sería muy angustiosa, y mostró alegría cuando le dijimos que el señor juez de Marina le había devuelto el bote "San José".


EL NOTICIERO BILBAINO

Jueves, 13 de Diciembre de 1906



Por la transcripción:

Goio Bañales


Publicado por negrodehumo @ 23:03  | GACETILLAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios