S?bado, 06 de diciembre de 2008


"Los Funerales de las víctimas.

El Ayuntamiento de Baracaldo había invitado a este solemne acto a cuantas personas contribuyesen a la lista de suscripción para recabar fondos con destino a las familias de las víctimas que perecieron en el bote "San José", al atravesar el río Cadagua, en la mañana del 11 de Diciembre último.

Asistieron los niños y niñas de las escuelas municipales y particulares de la circunscripción; representantes de varios Ayuntamiento, entre otros el de Sestao; comisionados obreros y oficinistas de los establecimientos fabriles de la localidad y de los talleres de Zorroza (en donde trabajaban las víctimas de la catástrofe), muchas personalidades; numeroso concurso de vecinos; familiares de los que perecieron y los representantes de la prensa bilbaina.

La iglesia de San Vicente se hallaba materialmente ocupada de público.

En el centro se alzaba severo túmulo y en todo el templo había iluminación extraordinaria.

En el presbiterio ocupó los asientos de honor el Ayuntamiento en pleno de Baracaldo, bajo la presidencia del alcalde, excelentísimo señor don Tomás Begoña.

Ofició el párroco de dicha iglesia, don Santos Ipiña, actuando de evangelio don Andrés Iza, y de epístola don Francisco Arrasate.

A las diez de la mañana dio comienzo la ceremonia, interpretando una nutrida representación del Orfeón Baracaldés, la gran misa de requiem, del maestro Hernández, y el Libérame de Perossi.

Esta hermosa y sentida página musical dio ocasión a dicha colectividad para demostrar sus adelantos y el entusiasmo con que interpreta las obras más difíciles.

Con tal motivo la felicitamos, así como a su joven director, don Pedro Crespo (que también lo es de la banda municipal de Santurce) y que dirigió a los orfeonistas a maravilla.

También estuvo admirable en la ejecución al órgano de dichas obras el inteligente director del orfeón de Portugalete, don Serapio Barturen.

Tanto los sacerdotes como los músicos han prestado su concurso voluntariamente para la mayor brillantez del acto, habiéndose negado a percibir derechos.

La ceremonia religiosa terminó a las once y media.

REPARTO DE DONATIVOS

Las representaciones oficiales y comisionados se dirigieron desde la iglesia al edificio-escuela del Ayuntamiento para proceder al reparto de donativos a las familias de las víctimas.

En uno de los amplios salones del edificio tuvo lugar el acto, que resultó conmovedor en extremo: lo presidió el alcalde señor Begoña, teniendo a su derecha al cura párroco de San Vicente, señor Ipiña, y a la izquierda al primer teniente de alcalde don Domingo Sagastagoitia.

A la derecha de la mesa presidencial ocuparon asiento las familias de las víctimas, con los niños huérfanos.

El presidente dio cuenta de la forma en que iba a proceder al reparto, felicitando a la prensa bilbaina por su asistencia a los actos citados y por su desinterés al establecer las suscripciones en sus respectivos periódicos.

Así mismo felicitó a todos cuantos, oficial y particularmente, habían contribuido al éxito de la suscripción.

A continuación el ilustrado secretario del Ayuntamiento, don Magencio Trigueros, dio lectura al reparto que el Ayuntamiento había hecho de la suscripción, que es como sigue:

Hilaria Martínez (que no pudo asistir por haber dado a luz anteanoche), viuda de una de las víctimas, 575 pesetas; a su hija recién nacida, 1000; Josefa Lamuño, 1000; María Cruz Pablos, 575; Dionisio Gutiérrez Pablos, 1.000; Victoriano Gutiérrez Pablos, 1.000; Eusebio Gutiérrez Pablos, 1.000; Bonifacio Gutiérrez Pablos, 1.000; Carlos López, 575; Isabel Marcos, 280,50; Cristina Baurell y su hermano, 280,50; Bernardina Saldamando, 575.

Además fueron socorridos los supervivientes Pedro Bravo (lanchero del "San José") con 6 días de sueldo, a 3 pesetas, 18; Demetrio Arechaga, 1 día, 12 idem; Elías Rubiales, 55 días, 165 idem; Segundo Urquijo, 5 días, 15 idem; Juan Angulo, 30 días, 90 pesetas, y 50 más por ser padre de familia; Paulino Azcona, 4 días, 12 idem. Total: 9.223 pesetas.

El Ayuntamiento acordó que a los menores de edad se les entregue la cantidad en libretas a su nombre de la Caja de Ahorros de Bilbao.

Los interesados, en medio de la mayor emoción, fueron recogiendo sus cantidades en metálico o libretas, conforme eran llamados por orden de lista.

Terminado el reparto los concurrentes fueron obsequiados con bizcochos, pastas y vinos generosos.

A la una de la tarde se dieron por terminados tales actos.

Por las deferencias que tanto el señor alcalde de Baracaldo, como las demás autoridades de dicha localidad, tuvieron con nuestro compañero de redacción, representante en los funerales y en el reparto de donativos, hacemos presente nuestro agradecimiento."


EL NOTICIERO BILBAINO

Viernes, 8 de Febrero de 1907




Por la transcripción:

Goio Bañales.



Publicado por negrodehumo @ 3:54  | GACETILLAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios