Jueves, 08 de enero de 2009


La Escuela Normal de Maestras.

Hasta la creación de las escuelas de magisterio las salidas profesionales para la mujer eran escasísimas. "Las hijas de modestos artesanos y otras clases respetables no tenían más salida que la costura o el servir a otras señoras. Ahora siguen la carrera de magisterio, y obtienen luego plazas hasta de 4 y de 6 mil reales, sueldos que antes se creía imposible ganara una mujer." En el tiempo que Ramón Ortiz de Zarate escribía estas líneas -mediados del siglo XIX- las escuelas de magisterio eran escasas, y las jóvenes bizkainas que deseaban convertirse en maestras de instrucción primaria debían acudir a la establecida en Gasteiz. Si pretendían ser maestras superiores se veían obligadas a trasladarse fuera de Bizkaia, de Araba o de Gipuzkoa.

Durante bastantes años los esfuerzos de las Diputaciones de los tres territorios se destinaron a conseguir el grado de escuela superior para la escuela de Araba; acudiendo los tres Diputados conjuntamente a Madrid hasta que lograron del Ministerio de Instrucción Pública el visto bueno.


Grupo de profesoras y alumnas, en septiembre del año 1915, en un momento de la fiesta en honor de las maestras.

A lo largo de casi medio siglo el centro oficial más cercano al que podían desplazarse las muchachas bizkainas era el de Gasteiz. Por esta razón, iniciado ya el siglo XX, la necesidad de disponer en Bizkaia de una Escuela Normal de Maestras se había convertido en clamor popular.

Sin embargo, a pesar de esa exigencia, los esfuerzos más importantes se destinaron a conseguir una Escuela Superior de Maestros, y solo después de haber logrado ésta, y tras comprobar el fiasco que supuso por falta de alumnos, se pensó en transformarla en Escuela de Maestras.



Profesoras y alumnas distinguidas en la exposición escolar celebrada el los locales de la escuela de Solokoetxe, en 1917.

 

Esta idea se vio impulsada al coincidir en el tiempo con una Real Orden que daba plazo a las Diputaciones para decir si estaban dispuestas a seguir manteniendo los centros existentes y, lógicamente, la Diputación bizkaina no estaba dispuesta a seguir sosteniendo una escuela de maestros que en ese momento (año 1901) contaba con un solo alumno matriculado en último año de carrera (y no llegaban a tres los que se esperaban para el próximo curso). Se intuía, por tanto, que el Ministerio no tendría ningún inconveniente en reconvertir esta escuela en otra de maestras.

Pero la apuesta que planteó la Diputación pretendió ir aún más allá. En aquel año Gasteiz y Donostia disponían de escuelas elementales de maestras, y. para cursar la carrera superior. las jóvenes de cualquiera de los tres territorios debían desplazarse a Valladolid, Burgos o Iruña. La Diputación decidió solicitar que la escuela que se crease en Bilbao tuviese la calificación de Superior.


Profesoras y alumnas de sexto grado del grupo escolar de Atxuri, en el año 1917.

Una comisión del Ayuntamiento bilbaino y de la Diputación de Bizkaia, los dos organismos que se comprometían a crear y mantener la escuela, se trasladó a Madrid, donde lograron la aprobación del conde de Romanones, entonces ministro de Instrucción Pública; consiguiendo que también recayese en ambos organismos la capacidad de nombrar al personal docente.

Se creó la escuela, finalmente, con carácter de Escuela Superior, en Octubre del año 1902, se inauguró el 18 de Noviembre  y comenzaron las clases el 25 del mismo mes y año.

Las vicisitudes pasadas para que la apertura tuviese lugar en esa fecha fueron incontables. La fecha que en principio se había propuesto para su inauguración no era esa, sino la del 15 de Septiembre del mismo año, pero en Marzo aún no se conocían los locales en que habría de instalarse. Tampoco estaba designado el cuadro de maestras... pero esto era un problema menor. La necesidad de elegir cuanto antes un edificio obligó a adoptar con carácter provisional un modesto piso de la calle de la Merced.

Edificios en la cabecera de la calle de La Merced, en Bilbao, donde se instaló provisionalmente la Escuela Superios de Maestras.


Para la supervisión de la escuela se creó una comisión mixta compuesta por tres representantes de la Diputación y otros tres del Ayuntamiento.

La dirección de la escuela recayó en Juliana de Agirrezabala y Pagola y la secretaría en Rosalía Etxebarria. Todo el plantel de profesoras se eligió a propuesta de la comisión, con la aprobación del Ministerio, aunque en lo sucesivo las profesoras se elegirían por concurso-oposición.


Goio Bañales


Publicado por negrodehumo @ 19:46  | MAESTRAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios