Jueves, 02 de julio de 2009



El matrimonio compuesto por Domingo de Origuen y Magdalena de Orcasitas vivió en Portugalete en la segunda mitad del siglo XVI, y, aunque hoy día el apellido paterno -que también vemos escrito en la forma Uriguen- ha quedado un tanto olvidado, hubo una época en la que alcanzó considerable eco a causa de su prestigio. De hecho, los citados, tuvieron una descendencia cuyos enlaces y sucesivas generaciones han dado ilustres personajes; claro que, al transmitirse el apellido por vía materna este se halla totalmente difuminado.

En vista de que no se conservan las partidas eclesiásticas de bautismo tenemos que recurrir a la documentación histórica para conocer la descendencia de los Origuen-Orcasitas. Sabemos que fueron padres de:

1.      Pedro de Origuen Orcasitas. Nacido en Portugalete hacia 1575. Con él continuamos más adelante.

2.      María de Origuen Orcasitas. Nacida en Portugalete hacia 1570. Contrajo matrimonio con el capitán Santiago de Liendo; siendo padres de:

2.1. Santiago de Liendo Origuen (nacido en Portugalete c.1605, f. 1652 Caracas). Contrajo matrimonio en Caracas con Paula de Escobedo. Fueron padres de:

2.1.1. Juan de Liendo Escobedo (nacido en Caracas en 1641). Capitán. Maestre de Campo. Casó con Clara Ochoa de Aguirre. A su descendencia nos referiremos en otra ocasión.

2.2. Pedro de Liendo Origuen (nacido en Portugalete c.1607, f. 1658 Caracas). Alférez. Contrajo matrimonio en Caracas con Luisa Mejía de Ávila.

2.3.  Domingo de Liendo Origuen (nacido en Portugalete c. 1610, f. Caracas). Contrajo primeras nupcias con Sebastiana Ochoa de Aguirre y segundas con Germana Rodríguez Santos.

2.4. Antonia de Liendo Origuen (b. 1611 en Sta. Mª. de Portugalete). Contrajo matrimonio con el capitán Pedro de Turcíos y Garita. Que sepamos, fue la única de los hermanos que dejó descendencia en Portugalete.

3.      Magdalena de Origuen (nacida en Portugalete hacia 1570). Casó con Juan de Loredo. Figura como testigo, siendo ya viuda, en el año 1603.

 

Pedro de Origuen Orcasitas se inició muy joven en la milicia, en torno a los 15 años de edad, algo habitual en aquella época. Sirvió en la Armada Real durante 39 años.

En su juventud se embarcó frecuentemente como "entretenido", o sea, adjunto a la persona del general o del almirante, como solían hacerlo los miembros de familias destacadas para que, de esta manera, se fuesen formando en los entresijos del mando. En los primeros años del siglo XVII es frecuente verle al lado de Martín de Vallecilla, cuando este ya era un militar de prestigio.

Una de las acciones más espectaculares de Pedro de Origuen tuvo lugar, precisamente, cuando la escuadra de Vallecilla se enfrentó en el Estrecho de Gibraltar a una armada inglesa de 7 navíos. Vallecilla había emparejado su barco con la almiranta inglesa y Origuen saltó, con otros dos compañeros, a la cubierta enemiga; nadie más pudo seguirles. Acosados por los ingleses, resultaron heridos los soldados que acompañaban a Origuen y ambos tuvieron que retirarse. Él se mantuvo peleando sin desfallecer hasta que, vencidos los ingleses, se rindieron a Vallecilla. El increíble valor demostrado en aquella circunstancia le supuso que su sueldo fuese aumentado en 4 escudos.

También se hallaba junto a Vallecilla en la ocasión en que este, al mando de una escuadra de 5 navíos, debía llevar armamento y provisiones a los soldados del maestre de campo Juan del Águila que habían desembarcado en Irlanda en el año 1601, los cuales se hallaban sin pertrechos suficientes. Llegaron al puerto de Kinsale en el que estaban surtos 14 galeones ingleses que impedían la ayuda por mar. Vallecilla envió a Origuen a inspeccionar la zona; éste saltó a tierra mandando una patrulla y volvió poco después trayendo consigo dos soldados ingleses prisioneros de los que obtuvieron la información necesaria acerca de la disposición de las fuerzas inglesas.

Origuen consiguió el título de capitan de mar y guerra y el mando del galeón San Luis, de la real armada, en el tiempo en que era almirante Martín de Bertendona y general Luis de Fajardo. Con ocasión de la enfermedad de Bertendona, que poco después moriría (en el año 1607), Fajardo nombró para sustituirle como almirante a Pedro de Origuen, a quien, más tarde, se le situó junto a dicho general con un entretenimiento de 25 escudos .

También fue ocupando plaza de entretenido en la capitana de la armada del general Pedro de Zubiaur, en la ocasión en que el adelantado mayor de Castilla fue a la isla de La Tercera (Las Azores) en busca de la armada enemiga. En esta ocasión se dio a Origuen el mando de otra escuadra para que fuese a la costa de Berberia  en busca del enemigo y se le confió el mando de la gente de mar y la de guerra en ocasiones de pelea.


Desembarco español en La Tercera, en el año año 1583.


Origuen dio un vuelco total a su carrera cuando, al mando de su propio navío y con marinos y soldados costeados a su cargo, actuó en las costas de las Indias, como almirante junto a José Hurtado, haciendo "considerables servicios a Su Magestad en las costas de Florida".

En estos años, en los que su prestigio creció de manera imparable, fijó su residencia en Veracruz y después en Caracas, donde contrajo matrimonio, en el año 1627, con Elena Suárez del Castillo, hija del gobernador y capitán general de Venezuela Antonio Suárez del castillo y de su mujer, Ana de Cañaveral Figueroa.

A instancias de Origuen pasaron a Caracas, primero su sobrino, el alférez Santiago de Liendo Origuen, en el año 1636, y poco después los hermanos de éste, Pedro y Domingo de Liendo. Este grupo de portugalujos vino a incrementar la colonia ya existente en la ciudad (en especial los descendientes del capitán Tomás de Aguirre, y de Sancho de Zuazo, que años antes habían llegado también desde Portugalete). Más tarde llegó el capitán Pedro de Turcíos, marido de Antonia de Liendo Origuen.

Por medio de los enlaces de estas familias entre sí, llegaron a crear un complejo entramado de poder que les permitió copar los puestos de mayor representación en Caracas, donde los Liendo, Aguirre y sus allegados fueron alcaldes en numerosas ocasiones. Ya tendremos ocasión de referirnos a esta circunstancia y a su descendencia en otro momento, en especial a la línea que nos conduce a Simón Bolívar, el Libertador, quien contaba a los Liendo-Origuen de Portugalete entre sus ascendientes por la línea materna.

Acabaremos la referencia a Pedro de Origuen apuntando que no dejó descendencia y que los méritos que contrajo en tantos años de servicio a la corona sirvieron para que sus sobrinos lograsen la encomienda de indios de Santa Lucía del valle de Panaguán, en Venezuela.




Goio Bañales.  

Volver a página principal



Publicado por negrodehumo @ 0:42  | MARINOS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios