Martes, 21 de julio de 2009


Este pasado día 18 de julio se ha celebrado en la histórica Casa de Juntas de Abellaneda el “Día de las Encartaciones –Enkartazioak eguna”. El tiempo acompañó, y el acto de afirmación encartada se alargó durante más de tres horas.

Tras la txalaparta y el obligatorio aurresku, Ricardo Santamaría, sobre cuyos hombros ha recaído la organización de la presente edición, se dirigió a los asistentes invitando a todos y todas a recuperar la esencia de esta comarca y a profundizar en el conocimiento de nuestra tierra, con el fin de devolverle la identidad tan acusada que un día llegó a tener y que hoy parece haberse difuminado en un mundo cada vez más disuelto en la globalización. Una labor cuyo referente pretende ser hoy día el Centro de Documentación y Divulgación TRUEBA Dokumentazio eta Dibulgazio Gunea, de la que Ricardo es el alma mater. Tal vez sin pretenderlo está poniendo en práctica la teoría de Fernando de la Quadra Salcedo, nuestro ilustre encartado, quien la expuso así de claramente: “nuestro renacimiento debe estar precedido por la renovación histórica, porque en todo renacimiento, los historiadores han precedido a los filósofos y éstos a los poetas. Pueblo que no tiene conciencia de lo que ha sido, no tendrá fuerza para ser”.



El conocimiento de nuestra comarca y de nuestra historia como meta para conocernos a nosotros mismos: se trata de una propuesta que no es nueva pero que reconforta oír en boca de los políticos, como el alcalde de Sopuerta, quien hizo un repaso de algunos pasajes históricos de las Encartaciones, defendiendo la personalidad encartada que, como vizcaína y vasca, enriquece al conjunto. Emilio Reina hilvanó un discurso que rompía con caducas letanías como la de decir que estamos olvidados, pues, si bien eso pudo ser verdad en algún momento -decía-, hoy día es labor nuestra hacernos notar, dejar de ser sujetos pasivos que esperan a ver qué les ofrecen, y mirar qué es lo que nosotros podemos ofrecer y debemos exigir.

 

 


Se habló de Fueros, del antiquísimo Fuero de las Encartaciones, y esto me recuerda que tenemos referentes cuyos pasos dejaron marcado el camino a seguir, como el citado Fernando de la Quadra, o como Francisco de Aranguren, o Miguel de Loredo, o tantos otros. Pero sobre todos ellos me quedo con la sencillez y el buen hacer de Antonio de Trueba, quien, empapado hasta los tuétanos de amor a su tierra, olvidando su timidez, llevó la defensa de la organización foral vasca al congreso social que se celebró en París en el año 1868, dejando boquiabiertos a los sabios economistas presentes cuando les dio cuenta de que en el mundo pudiese existir una tierra que hubiese sabido dotarse de leyes como las nuestras. Tenemos, sin duda, mucho que ofrecer y mucho que recuperar.

 

 

Goio Bañales

 


Publicado por negrodehumo @ 1:48  | ENKARTERRI
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 22 de julio de 2009 | 8:24
gora enkarterriak!!! gora Bizkaia ta gora Euskal Herri osoa!!!!!!