Domingo, 09 de agosto de 2009

 

Hoy día las actitudes hacia el euskera han cambiado considerablemente con respecto a las que existían a comienzos del siglo XX. Sin embargo, y aún a pesar de que algunas personas consideran que la actual ley de normalización permite –al menos en lo que respecta a la Administración- preservar los derechos de los euskaldunes, resulta evidente que todavía queda mucho camino por recorrer para alcanzar un verdadero equilibrio entre las dos lenguas oficiales de nuestra comunidad. Esto llegará el día en que no haga falta recurrir a publicar los textos en dos idiomas, por la sencilla razón de que todo el mundo pueda entender uno y otro así como también expresarse correctamente en cualquiera de ellos.

En la medida que vamos avanzando en la comprensión de la necesidad de proteger y valorar debidamente al euskera, algunas actitudes que se dieron en el pasado contra este idioma, que en su día fueron elogiadas y aplaudidas, se nos presentan a día de hoy cavernarias, propias de gente inculta o fruto de una prepotencia criticable, como la que se contiene en esta gacetilla que copio a continuación, en la que se exponían las “poderosas” razones del alcalde constitucional de Miravalles –no UGAO- para exigir el uso del Castellano, porque, según su criterio, hacerlo únicamente en euskera lesionaría gravemente los intereses generales del Estado y se crearía una dualidad de idiomas peligrosa para la unidad de la Nación. Tristemente, seguro que habrá quien no halle nada censurable en su postura.


 

 

“EL EUZKERA

El alcalde de Miravalles ha dirigido al señor gobernador civil el siguiente escrito:

“Augusto Lajusticia y Led, mayor de edad, natural de Burgos, alcalde constitucional de la villa de Miravalles, a V. S. con todos los respetos y consideraciones debidas expone:

Que en el día de ayer ha recibido el adjunto documento suscrito y rubricado por Sota eta Aburto tar Erramun, que supongo será don Ramón de la Sota y Aburto, Presidente de la Excma. Diputación de Vizcaya. Aunque tal oficio viene destinado a UGAO, el sobre ha sido dirigido a esta alcaldía de Miravalles.

Según el número 3 del artículo 79 de la Ley Provincial, los acuerdos de la Diputación Provincial serán comunicados en el término de tercero día al Gobernador, el cual podrá suspenderlos por sí o a instancia de parte, si esta lo solicitase en el plazo de cuatro días “por infracción modificativa de las leyes, siempre que resulten directamente perjudicados los intereses generales del Estado o de otra provincia”.

El idioma oficial del Estado Español, del que forma parte esta provincia de Vizcaya, es el castellano; y está mandado usar por la Ley de Instrucción Pública de 9 de septiembre de 1857, por los Reales Decretos de 26 de febrero de 1875 y 21 de Noviembre de 1902, en todos los Centros oficiales de la Nación, carácter que, cual ningún otro, ostentan las Corporaciones Provinciales y Municipales.

A mayor abundamiento, la Ley Municipal, en el artículo 43, número 6º, determina que para el desempeño de los cargos de Alcalde o Síndico se necesita saber leer y escribir; y claro es que se sobreentiende en castellano, pero no en “vascuence”.

Las disposiciones transcritas demuestran de modo evidente que en el acuerdo y notificación de referencia no solamente hay infracción manifiesta de las Leyes, sino que se lesionan gravemente los intereses generales del Estado, y de rechazo los mismos de la Provincia, puesto que con ello se pretende restringir la difusión del castellano, y crear una dualidad de idiomas, peligrosa para la perfecta unidad de la Nación y sumamente perjudicial en el orden civil, militar y universitario.

Por tanto, a tenor de lo dispuesto en el citado número 3.º del Artículo 79 de la Ley Provincial, en relación con el 5.º del Artículo 28 de la misma Ley:

Suplico a V.S. se digne suspender los efectos de la notificación que se acompaña, dando cuenta razonada al Gobierno de S.M. dentro de las cuarenta y ocho horas siguientes a la suspensión y poniéndolo también en conocimiento de la propia Excma. Diputación, pues así se procede en justicia, que pido, etc. etc.

 

También se ha dirigido al señor Presidente de la Diputación el siguiente escrito:

Se ha recibido en esta Alcaldía, un documento destinado a UGAO, aún cuando la dirección del sobre es la oficial de la Alcaldía, redactado, al parecer, en vascuence y suscrito por Sota eta Aburto tar Erramun, que supongo sea don Ramón de la Sota y Aburto, Presidente de la Excma. Diputación de Vizcaya.

Las disposiciones legales exigen que en los Centros Oficiales de la Nación, carácter que ostentan lo mismo las Corporaciones Provinciales que las Municipales, se use el idioma oficial del Estado español, que es el castellano, y a los alcaldes “únicamente les obliga la Ley a saber leer y escribir en castellano”.

Por tanto procede, y así ruego a V.E. se sirva comunicarme en castellano la comunicación o notificación de que dejo hecha referencia, quedando mientras tanto en suspenso sus efectos todos, y comunicándome en adelante en el referido idioma oficial español todo acuerdo o resolución que proceda, pues de lo contrario se tendrá por no recibida en esta Alcaldía.

 

El señor gobernador civil se ha dirigido en oficio al presidente de la Diputación Provincial, haciéndole saber que el artículo 79 de la Ley provincial previene que todos los acuerdos que adopte la Corporación de su presidencia han de ser comunicados al Gobierno civil en el plazo de tres días.

Además, recuerda la circular, dirigida por el gobierno civil, con fecha 3 de febrero de 1916, en la que se prevenía que el idioma oficial es el castellano, y ordena al señor Sota que le comunique el acuerdo a que hace referencia, en la forma oficial indicada, y en prueba de acatamiento por parte del presidente de la Diputación de las disposiciones emanadas del Gobierno de la Nación y del Gobierno civil de la Provincia.”

 

EL NOTICIERO BILBAINO en agosto de 1917.

 

 

 

Por la transcripción:

Goio Bañales

 

 

 

 

 


Publicado por negrodehumo @ 14:55  | GACETILLAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios