Domingo, 25 de julio de 2010

?

?

Tenemos la gran suerte de que nuestros antepasados dejaron escrito lo que ellos entend?an por las Encartaciones de Bizkaia.

Esto es muy importante, porque en ocasiones tendemos a pensar que nuestra visi?n actual del territorio es la correcta, bien porque la apoyamos en lecturas o bien porque la sustentamos en nuestras vivencias personales, olvidando, con demasiada frecuencia, que quienes vivieron antes que nosotros tambi?n tuvieron su propia percepci?n de esta tierra y que, aunque pudiera parecernos trasnochada, no tenemos ning?n derecho a despreciarla y, mucho menos, a apropiarnos de su pensamiento e identificarlo con el nuestro.

?

Nuestros antepasados pensaban que su morada, su aldea, su concejo y, en fin, su comarca entera, a la que llamaban Encartaciones, era una parte de la Bizkaia primigenia y que ellos eran tan ?vizcainos? como lo pudieran ser los del condado o los del Duranguesado. Ni m?s que ellos ni menos que ellos; aunque lo realmente importante es que todos compart?an una tierra que se distingu?a por la defensa de sus libertades particulares.

?

En la segunda mitad del siglo XVIII la Junta General de Avellaneda encarg? a su s?ndico general que presentase una memoria en la que se explicase qu? eran Las Encartaciones y su papel en el conjunto de Bizkaia. Con ella se trataba de justificar las razones que asist?an a los encartados en un pleito que por aquel tiempo manten?an con el Corregidor de Bizkaia a causa de la ?primera instancia? de los pleitos, y tambi?n para dejar de manifiesto su profundo disgusto porque la Real Academia Espa?ola hab?a definido a las Encartaciones como ?Pueblos de las Monta?as de Burgos?.

El s?ndico present? sus conclusiones con el t?tulo de ?Ap?doxis, o evidente demostraci?n de la justicia que asiste a las M.N. y M.L. Encartaciones del Se?or?o de Vizcaya en el pleito con el Corregidor y S?ndico Procurador General del M.N. y M.L. condado de ella?. Est? datado en el a?o de 1769.

?

Esta memoria es un documento especialmente importante para nosotros, porque recoge la respuesta que un encartado del siglo XVIII daba a la pregunta que venimos haci?ndonos en estos art?culos acerca de qu? son las Encartaciones de Bizkaia. Lo que nos interesa de su contenido es, de forma resumida, lo siguiente:

En primer lugar califica a Bizkaia como ?una de las tres provincias exemptas?, cuyos l?mites son Gipuzkoa, Araba, Monta?as de Laredo y Siete Merindades de Castilla la Vieja, incluyendo dentro de Bizkaia a ?las Encartaciones y lugares adheridos a ellas?, y estableciendo sus ?ltimas tierras en Limpias, Colindres, Carranza, Lanestosa y, al Norte, el ?mar oc?ano Cant?brico?.

Para el redactor era importante dejar bien claro que Bizkaia y Encartaciones nacieron a un mismo tiempo, mucho antes que se fundasen las primeras villas, y por ello escribe que ?constitu?an esta provincia diferentes partidos o merindades, anteiglesias, rep?blicas, valles y concejos, compuestos de casas y caser?as apartadas unas de otras, sin que hubiese en los primitivos tiempos villas muradas ni cercadas, por cuya raz?n se llam? Tierra Llana, tanto la del condado como la de las Encartaciones (?) con sus rep?blicas, valles y lugares de sus adherencias?. Continua escribiendo que cada uno de estos lugares ten?a su hermandades y fueros, usos y costumbres particulares, aunque concurr?an ?a Juntas Generales so el ?rbol de Guernica para la elecci?n y juramento de sus se?ores, defensa de los fueros, franquezas y libertades comunes y generales?. Que al margen del fuero general cada parte gozaba de su fuero propio lo demostraba el hecho de que en el a?o 1394 las Encartaciones hubiesen escrito su cuaderno particular de leyes sin que participase en ellas el condado; de la misma manera que las 72 anteiglesias que compon?an aquel redactaron las suyas en el a?o 1526 sin que, en esta ocasi?n, interviniesen las Encartaciones.

Por lo que respecta a la definici?n del territorio de que se componen las Encartaciones se nos ofrece una lectura cuando menos curiosa, pues responde a la cita de la Real Academia Espa?ola, asegurando que las Encartaciones limitan con Bizkaia por todos sus lados: ?las Encartaciones tienen a sus extremos, por las Monta?as de Burgos, otras villas de Lanestosa y Balmaseda y los lugares de Limpias y Colindres, todos de Vizcaya, y hall?ndose ellas en el centro, hacia la parte del condado, nunca pueden ser comarcanas como supone el diccionario?.

Finalmente, niega que el t?rmino Encartaciones se originase por haberse ?encartado? con Bizkaia y mucho menos que en alg?n momento hubiesen sido lugares ?adheridos a Vizcaya?, antes al contrario siempre formaron un todo (A.F.B. J-1570-1).

?

Esta visi?n de las Encartaciones se repite en t?rminos semejantes en otros documentos. Es decir, suponiendo a Bizkaia como un todo formado por cuatro partes, que son el infanzonado (con sus 72 anteiglesias), las Encartaciones (10 anteiglesias m?s los lugares adheridos en las Merindades de Castilla), la Merindad de Durango y, finalmente, la ciudad de Ordu?a con las villas. Estas ?ltimas se rigen por las leyes reales y las otras tres por sus fueros particulares y, de forma general, por el Fuero de Guernica en cuanto concierne a defensa com?n de los fueros y su conservaci?n, y otros aspectos menores como donativos y servicios reales (A.F.B. 1580-38).

?

?Cuando nuestros antepasados realizaron sus probanzas de genealog?a e hidalgu?a para gozar de los beneficios que esto les aportaba siempre lo hicieron demostrando su ?vizcain?a? y, efectivamente, disfrutaron de ?franquezas y libertades? que se negaban a otros pueblos merced a su condici?n de ?vizcainos?.

Los vecinos de lugares que en su d?a fueron de Bizkaia y que por diversas razones dejaron de serlo, como por ejemplo, los de Castro Urdiales, tambi?n hicieron sus probanzas de hidalgu?a reclamando su condici?n de ?vizca?nos?.

Muchos encartados que marcharon a Am?rica en los primeros tiempos de la conquista se inscribieron con el apellido de ?vizcaino?.

?

Podr?amos seguir, pero seguramente los ejemplos expuestos son suficientes para sustentar la idea que quer?amos expresar (la ?vizcain?a? de Las Encartaciones), y que nos permite seguir concretando un poco m?s esa definici?n a la que pretend?amos dar forma. En consecuencia, apostamos por el empleo y recuperaci?n del t?rmino cl?sico de ?Las Encartaciones de Bizkaia? para referirnos y designar en romance a este territorio. La forma correspondiente en euskera ser?a ?Bizkaiko Enkartazioak?, aunque hay que considerar en este caso la gran aceptaci?n que ha tenido el t?rmino ?Enkarterri?.

?

?

Goio y JulenBa?ales

?

?Volver a p?gina de inicio.


Publicado por negrodehumo @ 16:19  | ENKARTERRI
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios